1

Proteger el garaje: 3 niveles de seguridad

Dedicamos el artículo de hoy a los garajes y a los métodos más eficaces para protegerlos.
Si habéis visto la infografía publicada recientemente en nuestro blog, recordaréis que ya hablamos de productos de nivel “estándar“, “superior” y “máximo“.
¿Qué se entiende con este tipo de clasificaciones?


Como vimos en un artículo anterior, los garajes son uno de los principales objetivos de robo, ya que no suelen estar protegidos adecuadamente.
El primer nivel “estándar” se refiere a las cerraduras de garaje instaladas de origen.
En la construcción de nuevas viviendas se suele dar una gran importancia a la seguridad de los aspectos estructurales (normativas antisísmicas) y de las instalaciones (certificaciones), pero no se da la misma importancia a la seguridad de los edificios contra los posibles intentos de robo.
En efecto, no tiene mucho sentido pensar que una puerta de entrada blindada sea suficiente si la casa tiene otros puntos de entrada como ventanas, balcones o buhardillas sin protección, y tampoco es suficiente que el garaje tenga una cerradura cualquiera, a menudo suministrada de serie con la puerta del garaje, para proteger los vehículos y los bienes que no se quieren, o no se pueden, guardar en casa.

Las cerraduras de origen son poco resistentes al desgarro y al taladro, y no protegen adecuadamente la puerta contra las perforaciones o el levantamiento con palanca.

furto_garage

Por desgracia, la crisis, que en los últimos años ha afectado gravemente a la industria de la construcción en nuestro país, ha comportado que la mayoría de las cerraduras que se utilizan en la actualidad para instalaciones de origen sean productos de importación oriental, sin ninguna característica de resistencia ni de fiabilidad y que ni tan siquiera llegan al primer nivel estándar.
Para que Viro considere que las cerraduras tienen un nivel estándar, tras someterlas a ensayos en su propio laboratorio de pruebas, deben tener una calidad de galvanización que evite que se oxiden en el exterior, llaves realizadas con materiales y espesores que eviten que se rompan fácilmente dentro del cilindro y un mecanizado de precisión que permita, según se solicite, crear sistemas de llave maestra, es decir, diferentes cerraduras que se abren cada una con su propia llave y, además, una llave maestra que las puede abrir todas. Entre estas cerraduras estándar se encuentra la serie 8235 para puertas basculantes, intercambiables con las cerraduras de cilindro redondo ya instaladas o la serie 8230, que puede sustituir a la mayoría de las cerraduras para cortinas metálicas enrollables con llave simétrica, ya instaladas.

Respecto a las cerraduras de origen más usadas, también se han aplicado algunas medidas que atañen a la resistencia a los ataques; por ejemplo, la 8235 tiene una apertura interior a través de una pletina redondeada que dificulta el enganche desde el exterior con herramientas de descerrajamiento.

Además, el cerrojo doblado sobre sí mismo de la serie 8230 confiere más resistencia contra las agresiones con golpes de martillo.
Se clasifican de “nivel superior” los artículos como la cerradura acorazada Viro 8217, dado que el lado exterior de la cerradura está protegido (con placas de acero de varios milímetros de grosor) contra las agresiones de fuerza bruta, mientras que el cilindro queda protegido por una coraza contra el desgarro y el taladro.

8217 CON PIASTRA DI PROTEZIONE CT16_P180_P181

La apertura desde el interior mediante un tornillo excluible, hace que sea prácticamente imposible engancharla desde el exterior.
En el “nivel máximo” se encuentran las cerraduras acorazables (como los artículos Viro de la serie 1.8234 y 1.8252) que ofrecen múltiples puntos de cierre. De esta manera se distribuye el esfuerzo cuando se realiza una agresión con golpes de martillo o un intento de levantamiento en varios puntos, y se contrarresta la acción de la palanca en todo el perímetro del garaje.

1.8234 CON ROSETTA DI SICUREZZA CT16_P180

También se puede alcanzar un buen nivel de seguridad en el cilindro acorazando la cerradura, por ejemplo con el escudo de seguridad artículo 806.

En el próximo artículo veremos en detalle qué accesorios pueden contribuir a aumentar la resistencia de la estructura de la puerta del garaje, especialmente si el mismo se utiliza como almacén de equipos o vehículos de valor, por lo que requiere una protección aún mayor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 + = tres

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>