Caja fuerte electrónica con pilas agotadas. ¿Qué podemos hacer?

Cuando vamos a comprar una caja fuerte y optamos por un modelo electrónico (que, por lo general, ofrece más servicios al usuario que la versión mecánica), la primera preocupación que suele surgir es la posibilidad de que se agoten las pilas y que no podamos volver a abrirla. Esta posibilidad existe, sobre todo si la caja fuerte se utiliza solo esporádicamente.
¿Cómo hay que comportarse en estos casos?

En líneas generales, una caja fuerte de calidad avisa con mucha antelación cuando las pilas están bajas, permitiendo así su sustitución antes de que se agoten por completo.
Además, si una caja fuerte está equipada con una tarjeta electrónica bien diseñada, las pilas se descargan de manera progresiva y gradual. Por lo tanto, es muy difícil que de un día para otro nos encontremos con las pilas agotadas, hecho que en cambio es frecuente si el producto es de importación oriental.

A pesar de todo puede suceder que las pilas se agoten sin que el usuario haya tenido tiempo de cambiarlas, especialmente si la caja fuerte se usa en raras ocasiones, por ejemplo si está instalada en una casa de vacaciones que solo se utiliza una temporada al año.
Por lo general, las cajas fuertes están diseñadas con mecanismos especiales para la apertura de emergencia.  Los métodos más utilizados son dos:

Cajas fuertes con llave de emergencia

Existen cajas fuertes electrónicas con llave de emergencia con las que se puede abrir la caja fuerte incluso con las pilas agotadas. Esta solución solo es válida si el cilindro para la apertura mecánica de emergencia está protegido contra los intentos de descerrajamiento y, además, plantea la cuestión de dónde guardar la llave para evitar que la encuentre un ladrón. Una solución eficaz puede ser guardar la llave en un lugar diferente al de la ubicación de la caja fuerte, por ejemplo en casa de un familiar que viva cerca, ya que se presupone que la llave no se va usar con mucha frecuencia.

Cajas fuertes con contactos externos

Buscando minimizar los riesgos podemos elegir una caja fuerte electrónica sin llave de emergencia. En este caso la caja fuerte deberá estar provista de contactos externos en el teclado o de un conector al cual podamos conectar una batería tampón externa, si las internas han dejado de funcionar.  Con este tipo de cajas fuertes es importante no olvidar la combinación. Así es, mientras que con la llave de emergencia una vez que se ha abierto la caja fuerte se puede volver a establecer el código, en las versiones con contactos externos es necesario recordar la combinación introducida para poder abrir con la batería tampón.

Las innovadoras cajas fuertes Viro Ram-Touch II, al igual que todas las de la gama Viro, están equipadas con una electrónica de muy bajo consumo de las pilas y con avisadores acústicos y visuales que avisan con mucha antelación de que las pilas se están agotando.

Ram Touch II

Ram Touch II

Además, permiten tanto la apertura mecánica de emergencia con cilindro protegido y llave de perfil no duplicable como la apertura con alimentador externo. También disponen de un archivo histórico que registra todas las operaciones realizadas en la caja fuerte, incluida la apertura mecánica con la llave de emergencia y, si se utilizan con la apertura biométrica mediante huella digital, también evitan los problemas relacionados con un posible olvido del código configurado.

Conclusión

Optar por una caja fuerte de calidad puede ser útil para prevenir el problema y evitar la desagradable situación de que hasta el día antes del aviso las pilas parecían cargadas y, pocos días después, la caja fuerte ya no se abre.
Sin embargo, que se agoten las pilas de una caja fuerte no debe ser motivo de alarma, ya que si la caja fuerte que hemos comprado está bien fabricada siempre podremos abrirla, incluso si las pilas se han agotado por completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 − = cero