Candados y cadenas: “Blocca catena” Viro vs. imitación (III)

Para concluir esta breve serie de artículos que tiene por protagonistas a un “Blocca catena” Viro original y a su imitación oriental, hoy hablaremos del tercer experimento llevado a cabo en los dos candados para probar su resistencia.
En el último artículo describimos la prueba de resistencia al corte de la cadena y observamos que el “Blocca catena” original la superó sin ningún problema, resistiendo al intento de corte con una sierra para hierro, mientras que su copia se pudo cortar con suma facilidad. ¿Pasará lo mismo con sus respectivos candados? Veamos juntos cómo han reaccionado los dos productos tras la prueba de los golpes de mazo.

La prueba de los golpes de mazo

Siempre en nuestro laboratorio de pruebas hemos introducido los dos productos, utilizando el mismo tipo de eslabón de la cadena, en una herramienta que reproduce los golpes dados de arriba abajo, desde una altura de 1 m con un peso de 3,05 Kg, como si se tratara de un robusto mazo que intenta romper el punto de unión entre el vástago del candado y la cadena.

Observamos que el “Blocca catena”, después de 5 golpes, permanece completamente intacto y en perfecto funcionamiento, mostrando solo una ligera abolladura. La cabeza del vástago, que ha sido diseñada para la ruptura programada, permanece unida. ¿Qué significa ruptura programada? Si se intenta arrancar el vástago de cierre del cuerpo del candado, el vástago se rompe en un punto predeterminado, dejando el candado cerrado y la parte restante del vástago dentro del cuerpo de modo que no pueda aferrarse.

Constatamos que en el producto de imitación, después de 5 golpes, el vástago ha saltado hacia fuera permitiendo así la salida del eslabón de la cadena. Esto se debe a que el cuerpo del candado, realizado de zamak, se ha hecho añicos.

Viro                                                                   Copia

La imagen muestra claramente cuáles son los resultados. El producto original Viro ha resistido a los golpes de mazo, mientras que su imitación básicamente se ha hecho añicos y es totalmente inutilizable.

En conclusión, podemos afirmar con seguridad que, a raíz de los resultados de todas las pruebas, el producto original Viro Made in Italy supera a las imitaciones en todos los aspectos de la seguridad: en la resistencia a la corrosión, en la robustez de la cadena y en la protección que ofrece el candado.
Un usuario poco informado cree que ahorra al comprar un producto de imitación, pero en realidad queda expuesto al riesgo de perder todos los bienes que quiere proteger.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 × dos =