La puerta de entrada de mi casa, ¿realmente es segura?

En los últimos años, el tema de la seguridad cada vez es más actual y la pregunta que cada familia no puede dejar de hacerse es: ¿mi casa realmente es segura? ¿La puerta de entrada es a prueba de ladrones?

En este artículo veremos cuáles son los métodos más eficaces para proteger la puerta principal de nuestra casa.

“Los robos en las casas se definen como la intrusión por la fuerza en los hogares con el fin de apoderarse de lo ajeno. En toda la UE-28 entre el 2007 y el 2012 aumentaron en un 14 %. Entre los Estados miembros de la UE que disponen de series continuas de datos para este periodo, el mayor aumento de casos registrados se registró en Grecia (76 %), España (74 %), Italia (42 %), Rumania (41 %) y Croacia (40 %)”. Así se afirma en unas recientes estadísticas sobre delitos contra la propiedad.

.

Como vimos en los artículos anteriores la mejor manera de asegurar nuestro hogar es combinar un sistema de alarma electrónica con un sistema físico, mecánico.
De esta manera, si uno de los dos quedara neutralizado, siempre tendríamos la protección del segundo sistema.

Después de haber analizado cuáles son las características que un buen sistema de alarma electrónica debe tener para ser eficaz, veamos ahora cómo podemos asegurarnos de que la puerta de entrada de nuestra casa sea lo suficientemente segura.

Si dejamos de lado por el momento la imprudencia por parte de los propietarios (que a veces se olvidan puertas o ventanas abiertas, “regalando” el libre acceso a su hogar y a sus bienes), como vimos en el artículo, la mayoría de las veces los ladrones acceden a las casas desquiciando o descerrajando la puerta.

Una puerta de calidad

El primer consejo es no centrarse solo en la cerradura (que, de todos modos, es crucial), sino en todo el “sistema puerta”. Se debe prestar una especial atención a los materiales, al bastidor, a las bisagras, etc., elementos que deben ser muy resistentes para que la puerta pueda resistir a los intentos de rotura que principalmente se realizan con martillos, palancas u otras herramientas de descerrajamiento. Es decir, ha de ser suficientemente resistente a los ataques por fuerza bruta.

En segundo lugar, no se pueden subestimar los métodos de intrusión más engañosos y que requieren ciertas habilidades, como el lockpicking o la llave bumping.

 Representación del funcionamiento de la técnica Lockpicking.

Representación del funcionamiento de la técnica Lockpicking.

La primera solución puede ser añadir una segunda cerradura, de modo que también se duplique el esfuerzo para eludir el sistema mecánico de cierre.

Otra opción eficaz también es instalar una tranca (aún mejor si está provista con alarma electrónica conectada a un sensor contra las intrusiones) que, además de aumentar los puntos de cierre, la mantiene en su posición y evita la rotura con golpes de martillo.

Tranca Viro electrónica aplicada en una puerta de madera.

Tranca Viro electrónica aplicada en una puerta de madera.

Otra solución simple pero eficaz es utilizar un escudo de seguridad (roseta de protección del cilindro) de marca diferente de la del cilindro instalado en la cerradura, de manera que los maleantes no puedan ver fácilmente desde el exterior qué tipo de cilindro de seguridad se encontrarían si rompieran la puerta.

Conclusiones

Como ya hemos dicho (pero vale la pena repetirlo), los ladrones siempre intentan atacar un punto débil del conjunto de defensas instaladas para poder penetrar con el mínimo esfuerzo y con rapidez, reduciendo así el riesgo de ser sorprendidos en el acto.

Cuando se diseña un sistema de seguridad es conveniente asegurarse de que los distintos componentes estén bien equilibrados y que no se combinen elementos excelentes con otros de mala calidad (que siempre deben evitarse), especialmente por lo que respecta a la puerta de entrada.

Para concluir, recordamos que tomar algunas sencillas medidas tales como una iluminación adecuada en el exterior, recoger el correo todos los días (para no dar la impresión de estar ausentes) y, por supuesto, acordarse de cerrar todos los posibles puntos de acceso cada vez que se sale de casa, nos ayudan a protegernos de un posible robo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 − ocho =