Lock picking y llave bumping, ¿qué son?

Por desgracia, el tema de los “hurtos y robos” siempre está de actualidad y es motivo de debate.
Recientemente presentamos Viro Palladium, el cilindro de alta seguridad, capaz de contrarrestar no solo ataques de fuerza bruta, sino también las aperturas con destreza.
Veamos más detalladamente en qué consisten los métodos de apertura con destreza denominadas lock picking y llave bumping, que no son tan nuevos pero sí bastante desconocidos para el gran público, aunque sean muy utilizados por los ladrones, especialmente por los profesionales.

La técnica del lock picking

El lock picking consiste en alinear manualmente los pistones dentro del cilindro, como sucede cuando se introduce la llave, utilizando una ganzúa mientras el tambor se mantiene en rotación con la llamada “llave de tensión”. Una vez completada la alineación, se puede girar el tambor y abrir la cerradura.
Cuando la cerradura es de doble paleta y no de pistones, existe una herramienta especial llamada de modo impropio “ganzúa búlgara”, o más correctamente “llave blanda”, que permite reconstruir el perfil de la llave de una cerradura de doble paleta sin tener la llave original y sin desmontar la cerradura.

lock_picking_spa

Cuanto mayor sea el número de pistones más difícil será alinearlos todos correctamente con la ganzúa.

El número de pistones de un cilindro es crucial para disminuir las posibilidades de éxito del lock picking. Así es, cuanto mayor sea el número de pistones más difícil será abrir con destreza un cilindro, dado que hay que alinear perfectamente uno por uno los pistones para abrir la cerradura. Además, la forma de los contrapistones puede diseñarse para que contrarreste la acción de la ganzúa. Los candados y los cilindros Viro made in Italy tienen, por ejemplo, contrapistones en forma “de seta” (con la cabeza y la base más grande que el cuerpo cilíndrico). De este modo, bajo el empuje de la ganzúa tienden a encastrarse entre el cuerpo y el tambor del cilindro, lo que hace especialmente difícil el lock picking.

En la fila superior se muestran los pistones, en la fila del medio los contrapistones tradicionales de perfil cilíndrico, y en la fila inferior se pueden ver diferentes contrapistones con perfiles a prueba de ganzúa.

En la fila superior se muestran los pistones, en la fila del medio los contrapistones tradicionales de perfil cilíndrico, y en la fila inferior se pueden ver diferentes contrapistones con perfiles a prueba de ganzúa.

El método de la llave bumping

El método de la llave bumping, en lugar de intentar alinear los pistones uno por uno, como en el lock picking, intenta hacer retroceder todos los contrapistones a la vez, para liberar durante una fracción de segundo la rotación del tambor en el cilindro. Para este método se utiliza una llave “especial”, llamada llave bump, modificada para el tipo de cerradura que se quiere abrir, partiendo de una llave virgen específica.

La llave “bump” se inserta en el cilindro, se gira en tensión y luego se golpea con un ligero martillo, de este modo los dientes (o ranuras) de la llave transfieren la fuerza de golpe a los pistones, que a su vez transfieren el movimiento a los contrapistones los cuales, por reacción, vencen la tensión de los resortes y saltan hacia atrás. Cuando los contrapistones en algún momento queden sobre la línea de apertura, se puede girar la llave y abrir la cerradura dando una vuelta. El procedimiento se repite para las demás vueltas.
Si, por desgracia, sufrimos un robo cometido por ladrones expertos en estos métodos de destreza, será difícil de probar a la compañía de seguros que hemos sido víctimas de un robo, ya que estos métodos no dejan huellas evidentes de descerrajamiento.

El nuevo cilindro de alta seguridad Viro Palladium tiene distintos elementos móviles colocados en diferentes niveles respecto al de los pistones, lo que dificulta enormemente el lockpicking.

El nuevo cilindro de alta seguridad Viro Palladium tiene distintos elementos móviles colocados en diferentes niveles respecto al de los pistones, lo que dificulta enormemente el lockpicking.

Conclusiones

Si bien nos pueden parecer un “juego de niños”, estos métodos requieren una cierta habilidad y mucha práctica, y por ello los “ladrones profesionales” son casi los únicos en utilizarlos.

Pero con las debidas contramedidas se consigue contrarrestarlos.
El lock picking, por ejemplo, aprovecha las pequeñas imprecisiones y tolerancias del proceso de fabricación de los cilindros para “encontrar” la correcta posición de los pistones y alinearlos. Por tanto, es recomendable elegir siempre productos de calidad, de marcas de confianza, que garanticen un mecanizado preciso.
Además, tener pistones colocados en niveles diferentes, como en el candado cilíndrico Viro o en los cilindros Viro Palladium, no solo obstaculiza los robos con la llave bumping sino que también dificulta el lock picking, ya que multiplica los elementos que se han de alinear y, además, hace que sea muy complicado alinear los pistones de un nivel mientras se mantienen alineados los pistones situados en otros niveles.
En cuanto a los métodos de apertura con “ganzúa búlgara” que se utilizan con las cerraduras de doble paleta, es aconsejable transformar la cerradura en otra de un tipo nuevo, que especifique bien las protecciones de las que está provista, o bien cambiar el tipo de cerradura dando preferencia a las cerraduras para cilindro europeo, el cual también deberá elegirse en función de las características de seguridad.

Consulta las características del cilindro de alta seguridad Viro Palladium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos − = 1