Los cables trenzados para bicicletas: pros y contras

Los cables trenzados para bicicletas: pros y contras

Los cables trenzados son una solución muy utilizada, especialmente para atar las bicicletas, porque son baratos, ligeros y prácticos. Tienen varias ventajas, pero también algunos aspectos negativos que hay que tener en cuenta.

Pros

Los cables trenzados son el antirrobo mecánico más ligero, práctico y –por lo general– más barato. Si son suficientemente largos permiten atar diferentes partes del vehículo, como las ruedas y el bastidor, y anclarlo a un punto fijo, permitiendo así una fijación correcta.

La flexibilidad de los cables trenzados debe usarse para atar a un punto fijo el conjunto chasis y ruedas.

La flexibilidad de los cables trenzados debe usarse para atar a un punto fijo el conjunto chasis y ruedas.

También permiten atar fácilmente otros objetos como cascos, bolsas y sillines de desenganche rápido, para impedir que puedan robarse fácilmente. Si tienen forma de espiral, como los Viro Hawai, Ibiza y Cayman, tienen la ventaja de que cuando no se utilizan se auto-enrollan para minimizar el espacio ocupado y facilitar el transporte.

Los cables trenzados pueden ser realizados de modo que se auto-enrollen cuando no se utilizan.

Los cables trenzados pueden ser realizados de modo que se auto-enrollen cuando no se utilizan.

También es muy práctico desde este punto de vista el gancho para transportarlos fijados al chasis, presente en los cables Viro: Hawai, Ibiza y Cayman y muchos otros cables de espiral.

Los cables trenzados pueden estar equipados de ganchos para fijarlos al chasis.

Los cables trenzados pueden estar equipados de ganchos para fijarlos al chasis.

El Viro Ibiza incluso está equipado con una luz de LED para una mejor visibilidad durante la noche, factor de seguridad importante para los que montan en bicicleta que, lamentablemente, se suele pasar por alto.

El cable trenzado Viro Ibiza incluye una luz de led para ser más visible por la noche.

El cable trenzado Viro Ibiza incluye una luz de led para ser más visible por la noche.

Contras

El principal punto débil de los cables trenzados es que pueden cortarse incluso con pequeñas cizallas. Materiales de mala calidad, procesos de fabricación imprecisos y diámetros insuficientes pueden hacer que los cables trenzados sean muy fáciles de cortar, incluso en pocos segundos.

Los cables trenzados de diámetro inferior a 8 mm se pueden cortar muy fácilmente.

Los cables trenzados de diámetro inferior a 8 mm se pueden cortar muy fácilmente.

Por esto es importante utilizar productos de acero y con un diámetro adecuado de por lo menos 8 mm (como los Viro Hawai e Ibiza), o mejor aún de 12 mm, como el Viro Cayman.
El segundo punto al que hay que prestar atención es la cerradura. En los productos super económicos las cerraduras a menudo son inseguras y bastante fáciles de esquivar, tanto con técnicas de destreza como con fuerza bruta. No hay que dejarse engañar por las fundas de plástico, siempre grandes y llamativas, pero que pueden ocultar cerraduras muy frágiles. Por este motivo hay que utilizar productos de fabricantes de confianza y evitar los que son demasiado baratos (en varias ocasiones hemos constatado que, en los productos de seguridad, más barato casi siempre significa menos seguro).
Quien busca un compromiso aceptable entre practicidad, economicidad y seguridad puede utilizar los cables trenzados, pero asegurándose de elegir un producto de calidad y de utilizar todo su potencial, usándolo para atar siempre las ruedas y el chasis juntos, y todo el grupo a un punto fijo.
Consulta el catálogo de los antirrobo para 2 ruedas Viro

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 1 = cinco