¿Te sientes seguro en tu hogar? 5 consejos para aumentar la seguridad de tu hogar

Irse a vivir solos es un paso que, tarde o temprano, casi todo el mundo da. A veces vivir solos puede suscitar algunos temores, sobre todo si la zona está aislada o no muy habitada. ¿Qué podemos hacer para sentirnos seguros? Obviamente, es esencial comprobar que todos los accesos a nuestro hogar estén protegidos con seguridad. Pero esto no es suficiente.

  • El primer paso es asegurarse de que la puerta de entrada, que es el acceso principal, pueda resistir a cualquier tipo de ataque. Así es, uno de cada tres robos se lleva a cabo forzando la puerta de entrada, y es frecuente sentirse inseguros si la entrada principal solo está protegida por una cerradura antigua que no resiste a las nuevas técnicas de apertura con destreza, como el lock-picking o el key-bumping. Siempre es conveniente invertir en un “sistema de puerta” que pueda garantizar la máxima seguridad.
    (Lee el artículo: “La puerta de entrada de mi casa, ¿realmente es segura?”)
  • Una vez que nos hemos asegurado de que la puerta principal está bien protegida, es esencial hacer lo mismo con cualquier otra posible entrada. Las ventanas y las puertas-ventanas se pueden proteger eficazmente con contraventanas, persianas blindadas o trancas y también con alarmas electrónicas, así como todos los accesos secundarios a la vivienda como, por ejemplo, sótanos, bodegas, garajes, claraboyas, etc
    Lee el artículo: “Robos en garajes: ¿cómo defenderse?”)
  • Tomar las medidas necesarias e instalar múltiples sistemas de seguridad no sirve para nada si luego nos olvidamos de usarlos.
    Cerrar las ventajas y el garaje, activar la alarma o comprobar que la puerta esté cerrada con llave son gestos que hacemos de forma automática y que, precisamente por ello, nos podríamos olvidar de hacer. Lo que puede parecer una distracción o un descuido trivial, como dejar una ventana abierta, puede convertirse en la ocasión que los maleantes han estado esperando. En un artículo anterior vimos que el 34 % de las intrusiones no deseadas en una vivienda se produce a través de una puerta o de una ventana que se ha dejado abierta sin querer. Por lo tanto, es importante prestar siempre atención a los gestos que generalmente realizamos de forma automática.
    Además, a la hora de elegir qué tipo de contraventanas, postigos y persianas vamos utilizar en casa, nos tenemos que asegurar de que se puedan bloquear bien desde el interior.
  • Cuando se diseña un sistema de seguridad (es decir, el conjunto de protecciones para todos los posibles puntos de acceso del hogar), es necesario asegurarse de que los distintos componentes estén equilibrados y que no se combinen elementos excelentes con otros de mala calidad (que siempre deben evitarse), especialmente por lo que respecta a la puerta de entrada.
    Pero aún es más importante mantener reservada la información sobre los sistemas de seguridad instalados. Esto significa encargar los trabajos inherentes a la seguridad a personas de confianza o a profesionales certificados, para obstaculizar incluso a los ladrones mejor equipados al no conseguir información sobre los sistemas de seguridad que prevén neutralizar.
  • Mantener buenas relaciones con el vecindario.

    Conocer a nuestros vecinos e intercambiar con frecuencia información sobre cómo proteger la vivienda, esto es, crear una red, es otro método para evitar los robos. Crear o unirse a grupos de mensajes instantáneos que ayuden a proteger el barrio es una idea que usa de manera eficaz la tecnología actual y que se está extendiendo ampliamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 × = quince