Tengo que montar un cilindro en la puerta, ¿qué medida ha de tener?

El primer paso que hay que dar cuando se decide instalar o sustituir un cilindro en una puerta es elegir, incluso antes que la marca y el modelo, la medida adecuada. Baste decir que un cilindro como el Viro Palladium está disponible en 29 medidas diferentes. ¿Cuál será la correcta?

Qué medidas se han de tomar

En realidad, tomar las medidas es bastante simple. Las medidas que importan solo son dos. Podemos pensar en un cilindro como una pieza idealmente compuesta por 2 partes que se unen en correspondencia con el orificio para el tornillo de fijación.

Un cilindro está formado idealmente por de 2 partes. Las medidas que cuentan para una correcta instalación son la longitud de estos dos lados.

Las medidas que nos interesan son simplemente las longitudes de las 2 partes, las cuales deberán elegirse de tal manera que, una vez instalado, el cilindro quede por ambos lados a ras de la puerta o de las posibles plaquitas embellecedoras. Debe tenerse en cuenta que si el cilindro queda empotrado, además de un problema estético, podríamos tener dificultades para insertar y girar la llave. Pero si sobresale de la puerta, se puede correr el riesgo de que sea vulnerable a los intentos de romperlo y arrancarlo con herramientas de descerrajamiento.

Si estamos reemplazando un cilindro existente podemos tomar a este último como referencia, aunque es recomendable comprobar la exactitud de las medidas. En cambio, si estamos instalando un nuevo cilindro no tenemos otra opción que tomar las medidas en la puerta.

Cómo tomar las medidas en la puerta

Como puede verse en la figura, las medidas correctas se han de calcular mirando la puerta de perfil, donde está instalada la placa de la cerradura, y midiendo con una regla, o mejor con un calibre, los dos espesores (el externo y el interno respectivamente) empezando por el orificio para el tornillo que fijará el cilindro, hasta el ras de la puerta (medidas A y B de la figura).

En presencia de placas o plaquitas embellecedoras que engloban el cilindro, es necesario añadir, a cada uno de los dos espesores medidos en la puerta, el espesor de estas placas o plaquitas embellecedoras (medida C de la figura). Así pues, las medidas del cilindro son el resultado de la suma del espesor de la puerta y del espesor de las placas o plaquitas embellecedoras (medidas X e Y de la figura).

El escudo de seguridad

Si no se monta un escudo de seguridad, es importante comprar un cilindro cuya longitud permita que la cara del lado exterior esté lo más a ras posible de la superficie de la puerta. Es importante tener en cuenta que cualquier saliente puede utilizarse para intentar aferrar el cilindro con instrumentos de descerrajamiento y extraerlo o romperlo.

En cambio, si se instala un escudo de seguridad, la longitud del cilindro debe elegirse de manera que el escudo de seguridad se adhiera perfectamente a la puerta, pero sin dejar un espacio significativo entre la cara exterior del cilindro y la parte interior de la placa de protección del escudo.

Para simplificar este acoplamiento, los escudos de seguridad Viro (para más información ver aquí y aquí) están provistos de una regulación que permite recuperar posibles espacios (de hasta +5mm) entre el cilindro y el escudo de seguridad, por lo que se adaptan mejor al saliente del cilindro.

Conclusiones

Solo se necesitan 2 medidas y 5 sencillos pasos para cambiar el cilindro de una puerta. Los viejos cilindros, además de los problemas de desgaste, pueden ser ineficaces ante a las nuevas técnicas de agresión y manipulación. Así pues, ¿por qué no aumentar tu seguridad cambiando el viejo cilindro por otro más moderno? ¡A partir de hoy no hay más excusas!

Consulta el catálogo de los cilindros Viro

Mira cómo tomar las medidas correctas en este vídeo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


6 − = cinco