5 errores que deben evitarse cuando se instala una caja fuerte

Comprar una caja fuerte de calidad para proteger los bienes no es suficiente si luego no se toman algunas precauciones durante la instalación. Veamos juntos cuáles son los cinco errores más comunes que se cometen cuando se decide dónde instalar una caja fuerte y qué consejos pueden ser de utilidad a tal respecto.

  1. Instalar la caja fuerte cuando la casa todavía está en construcción. Aunque esta es la opción más cómoda, no es la más óptima desde el punto de vista de la seguridad. Así es, cuantas menos personas sepan dónde se instala la caja fuerte y cómo es, más seguros estaremos de que esta información siga siendo reservada. Para asegurarse de que solo los miembros de la familia conozcan esta información es conveniente que la caja fuerte no se monte durante la construcción de la casa, o en situaciones en las que personas ajenas estén dentro del hogar.

    Es una buena práctica encargar la instalación de la caja fuerte a una persona de confianza, que guarde la máxima reserva.
  2. Instalar la caja fuerte a una altura muy cómoda para nosotros. Lamentablemente, el acceso que es cómodo para nosotros también lo es para los ladrones, los cuales, provistos de herramientas de descerrajamiento, podrían aprovechar este hecho. Hay que tener presente que forzar —y también desquiciar— una caja fuerte es mucho más difícil cuanto más alta esté instalada, porque manejar las herramientas de reventado se hace más complejo y arduo.
    La altura ideal sería la “altura de los ojos” (si se mide más de 1,60 metros), para que sea difícil un posible ataque con herramientas pesadas ??y voluminosas (como los mazos de mango largo), pero sin renunciar a la comodidad de una posición de fácil acceso (a quien esté autorizado).
  3. Colocarla en un espacio abierto, por ejemplo una sala de estar, donde haya un amplio margen de movimiento. El principio es el mismo que el descrito en el punto anterior: un ladrón profesional, provisto de herramientas de descerrajamiento, podrá actuar con más libertad en una zona amplia que en un espacio estrecho. Por ejemplo, si el lado de la puerta con las bisagras de nuestra caja fuerte está cerca de una esquina, no hay el espacio físico necesario para hacer palanca. Del mismo modo, si entre la caja fuerte y la pared situada enfrente hay menos de 2 metros, no es posible aplicar mucha fuerza al mazo para reventar la caja fuerte. Basta mirar el vídeo de este robo, grabado por la cámara de vigilancia de unas oficinas, para ver que los 3 ladrones, armados con mazo y golpeando por turnos repetidamente una caja fuerte colocada en una posición demasiado baja y en un espacio excesivamente amplio, consiguen reventarla, hecho que no habría sucedido si hubiera estado mejor instalada. Así pues, siempre es aconsejable que el margen de movimiento no sea demasiado amplio.
  4. Esconder la llave de emergencia de nuestra caja fuerte en los mismos ambientes en los que está instalada la misma. La llave de emergencia (en las cajas de seguridad electrónicas que la prevean), no obstante en algunos casos sea muy necesaria (porque no recordamos el código o se han agotado las baterías de la caja fuerte electrónica), plantea una importante cuestión de seguridad. Cabe recordar que existe la posibilidad real de que un ladrón pueda encontrarla y usarla para abrir cómodamente la caja fuerte en la que guardamos nuestros bienes. La llave de emergencia de la caja fuerte doméstica, precisamente porque solo se utiliza en casos excepcionales, normalmente debería guardarse en un lugar diferente al de instalación de la caja fuerte (por ejemplo, en casa de familiares o en la oficina).
  5. Comprar productos baratos.Como se puede ver en este vídeo , comprar un producto de importación oriental por unas pocas decenas de euros para guardar objetos valiosos o bienes de valor sentimental, es un riesgo considerable. Un producto de bajo coste casi siempre indica un mecanizado con materiales de mala calidad y técnicas de fabricación que derivan en un producto poco resistente. Como puede verse en el vídeo de las distintas pruebas de reventado, las puertas de las cajas fuertes de importación oriental tienen pequeñas bisagras redondas fijadas con un simple punto de soldadura, y las versiones electrónicas alojan los componentes en voluminosos compartimentos de plástico externos sin ningún tipo de protección. Todos estos productos tienen en común el hecho de ser baratos y, además, de ser más “cajas débiles” que cajas fuertes.

Consulta el catálogo de las cajas fuertes Viro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


dos + 4 =