¿Buscas un cilindro de seguridad? Te presentamos Viro Palladium

Las dudas de quien no es del sector y debe elegir un cilindro para la cerradura de su casa pueden ser muchas y variadas. De hecho, un cilindro de perfil europeo a primera vista puede ser muy parecido a otro de calidad inferior o superior.  Pero si buscamos fiabilidad y resistencia a los ataques externos, para conocer las características que diferencian un producto excelente de otro mediocre no tenemos que dejarnos llevar por la apariencia. Analicemos estas características más detalladamente.

Ejemplo de un cilindro de perfil europeo visto desde el exterior.

Ejemplo de un cilindro de perfil europeo visto desde el exterior.

Antes incluso de analizar las características técnicas que nos permitan reconocer un cilindro de calidad, para elegir el producto más adecuado lo primero que hay que tener en cuenta es la función que debe desempeñar. Por ejemplo, un cilindro para la puerta principal debe ser lo más resistente posible a cualquier tipo de ataque, mientras que para las puertas interiores o cancelas de paso los modelos elegidos suelen ser más sencillos y económicos.

Sin embargo, hemos de prestar atención: mientras que las puertas interiores de una vivienda, excepto en casos especiales, normalmente solo tienen una función de servicio y no son puertas de seguridad (por lo que no tiene mucho sentido instalar en ellas un “super cilindro”), los accesos secundarios, como las cancelas o portones de comunidades de vecinos, las puertas-ventana de jardines y balcones o los tragaluces en los techos, en cambio son puntos de paso potencialmente expuestos a ataques procedentes del exterior, por lo que no es muy aconsejable dejarlos sin la misma protección que para la puerta principal.

Los materiales

El material más utilizado para fabricar el cuerpo y el tambor de los cilindros de perfil europeo casi siempre es el latón, dado que garantiza una larga duración, y suele tener un acabado exterior niquelado; mientras que la composición de los pistones y de los contrapistones y, más en general, de los componentes internos puede variar.

Un cilindro de buena calidad, que sea eficaz contra posibles intentos de descerrajamiento por parte de maleantes, está fabricado internamente con materiales más resistentes, como por ejemplo el acero inoxidable y/o templado.

Más concretamente, los cilindros Viro Palladium están provistos de clavijas a prueba de taladro de acero endurecido, barra de refuerzo a prueba de desgarro de acero inoxidable y pistones de acero inoxidable templado.

Resistencia a los ataques

Los ataques de fuerza bruta son unos de los más comunes, porque con unas sencillas herramientas como, por ejemplo, un taladro, unas tenazas, un martillo y un cincel se puede manipular el cuerpo y el tambor del cilindro para intentar romperlo, arrancarlo o hundirlo para luego hacer saltar la cerradura.

Precisamente para defenderse contra este tipo de intento de descerrajamiento, es aconsejable que el cilindro esté provisto de refuerzos a prueba de taladro, pero sobre todo con refuerzos a prueba de desgarro.

El cilindro de alta seguridad Viro Palladium. En rojo se destacan las clavijas a prueba de taladro en el cuerpo, y en verde la clavija a prueba de taladro en el tambor. En este caso también los pistones y los contrapistones (destacados en negro) tienen una función a prueba de taladro.

El cilindro de alta seguridad Viro Palladium. En rojo se destacan las clavijas a prueba de taladro en el cuerpo, y en verde la clavija a prueba de taladro en el tambor. En este caso también los pistones y los contrapistones (destacados en negro) tienen una función a prueba de taladro.

Además, para evitar que el cilindro pueda ser hundido con violencia, es aconsejable que esté provisto de leva antideslizamiento.

En el cilindro de alta seguridad Viro Palladium, la leva (indicada por la flecha) es DIN antideslizamiento, y el refuerzo a prueba de taladro está formado por una robusta barra de acero inoxidable AISI 304 (destacada en azul en la parte inferior del dibujo) de 6 mm de diámetro, que atraviesa la mayor parte del cuerpo del cilindro.

En el cilindro de alta seguridad Viro Palladium, la leva (indicada por la flecha) es DIN antideslizamiento, y el refuerzo a prueba de taladro está formado por una robusta barra de acero inoxidable AISI 304 (destacada en azul en la parte inferior del dibujo) de 6 mm de diámetro, que atraviesa la mayor parte del cuerpo del cilindro.

Pero la calidad de un cilindro también se reconoce por la resistencia a los ataques más insidiosos, los que se llevan a cabo con destreza, también conocidos como lock-picking y key-bumping, técnicas de las que hablaremos más detalladamente en futuros artículos.

Duplicado de las llaves

Sin embargo, incluso el más resistente de los cilindros será vulnerable si se puede obtener fácilmente una copia ilegal de las llaves. Por esta razón las llaves de la serie Viro Palladium .PV y .PB  entran en la categoría de las llaves de duplicado controlado, es decir, para poder tener una copia es preciso presentarse en los centros autorizados, junto con una llave original y con la tarjeta de propiedad codificada que se entrega en bolsa cerrada dentro del paquete de cilindro.

Una tarjeta de propiedad codificada Viro, que permite copiar las llaves solo a su legítimo propietario.

Una tarjeta de propiedad codificada Viro, que permite copiar las llaves solo a su legítimo propietario.

Consulta todas las características técnicas del cilindro Viro Palladium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× cinco = 30