Cadenas y candados: ¡los Viro originales no temen la intemperie!

Recientemente hemos hablado de las pruebas que comprueban la resistencia de los productos que tienen la función de garantizar la seguridad. Nos hemos centrado especialmente en el Viro Morso con cadena poniendo a prueba su resistencia al corte y a los golpes de mazo, y después lo hemos sometido a la prueba de resistencia a la corrosión en niebla salina.
Para una mayor precisión de las conclusiones, hemos realizado las mismas pruebas en un producto de imitación de importación oriental.

Esta semana sometemos a prueba al “hermano mayor” del Viro Morso, el “Supermorso”, y también a una imitación del mismo de importación oriental.
Veamos la reacción de ambos productos Viro y de sus imitaciones después de la prueba en niebla salina realizada en nuestro laboratorio.

La prueba de resistencia a la corrosión en niebla salina es una prueba que reproduce un proceso de “envejecimiento acelerado”. Para ello se crea en una máquina especial un ambiente extremadamente cálido, húmedo y corrosivo. En dicho ambiente los productos sufren, por cada hora de prueba, el equivalente a una semana de exposición al aire libre a todo tipo de agente atmosférico agresivo.

El Viro Morso había reaccionado de este modo:                Y el producto de imitación así: 

    

En el Viro Morso, después de 40 horas de niebla salina, equivalentes a casi un año de vida en ambiente real sometido a la intemperie, el único punto que presenta algunos signos de oxidación es el remache que bloquea el candado a la cadena, un componente no relacionado con la resistencia del producto, mientras que la coraza exterior y, sobre todo, el mecanismo interno, no presentan corrosión. En cambio, el producto de imitación presenta signos de oxidación en distintas partes, en la empuñadura y en la coraza, síntoma de que el mecanismo interior ha sufrido daños.

De hecho, como podemos ver en el vídeo, la copia no se abre después de la prueba, mientras que el mecanismo interno del Viro Morso todavía funciona perfectamente.

El SuperMorso…

(El Supermorso Viro después de la prueba en niebla; el producto de imitación después de la prueba salina)

(El Supermorso Viro después de la prueba en niebla; el producto de imitación después de la prueba
salina)

Al igual que sucede con su “hermano pequeño” Morso, también el mecanismo interno del Supermorso, después de 40 horas en niebla salina, sigue funcionando. Como se puede observar en el vídeo, aunque durante la prueba se haya dejado deliberadamente abierta la tapa protectora de la cerradura integrada en la cubierta de nylon, el Supermorso funciona sin ninguna dificultad, mientras que el producto de imitación ha quedado completamente inutilizado. El primero no presenta ningún signo de corrosión en el candado, mientras que el segundo está totalmente dañado por la oxidación.

Una vez más, podemos afirmar que el original es mucho mejor que la imitación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× 7 = veinte uno