¿Caja fuerte de sobreponer o de empotrar?

Una caja fuerte de empotrar bien instalada en la pared es más segura que una caja fuerte de sobreponer, porque es más difícil de extraer o de forzar. Lamentablemente no siempre se puede empotrar una caja fuerte. En este caso se puede elegir un modelo de sobreponer (o para apoyar), siempre que cumpla con ciertos requisitos.

Una caja fuerte de empotrar, reconocible por las pletinas en el fondo.

Una caja fuerte de empotrar, reconocible por las pletinas en el fondo.

Aparte de los casos donde no se puede o no se quiere hacer obras de albañilería, por ejemplo porque los locales son de alquiler, el principal factor que condiciona la posibilidad de empotrar una caja fuerte es el espesor de la pared. Las cajas fuertes de empotrar por lo general tienen 20 cm de profundidad y, para empotrarlas correctamente, requieren paredes de por lo menos 30 cm de grosor. Para paredes más delgadas están disponibles algunos modelos con profundidad reducida a 15 cm, que requieren una pared de por lo menos 20 cm de grosor. También es importante el tipo de obra, es decir, que el mortero utilizado sea de buena calidad, realizado con cemento tipo CEM II/A-LL 42,5 R (UNI EN 197-1) mezclado con arena en una proporción de 400 kg/m3. Obviamente un muro de cemento armado es preferible a uno de ladrillos huecos, mientras que debe evitarse absolutamente una pared de pladur.
La necesidad de tener que instalar en la pared limita la profundidad máxima de las cajas fuertes de empotrar, por esto cuando se necesitan modelos especialmente amplios debe optarse por las de sobreponer.
Para resistir a posibles agresiones las cajas fuertes de sobreponer han de tener una caja reforzada respecto a las de empotrar (las cajas fuertes Viro tienen paredes de acero de 3 mm de espesor en lugar de 2 mm), y deben tener perforaciones de fijación tanto en el fondo como en la base para permitir el empotrado con tarugos en ambos lados.

Una caja fuerte de sobreponer, reconocible por la terminación de la caja y por la falta de pletinas en el fondo.

Una caja fuerte de sobreponer, reconocible por la terminación de la caja y por la falta de pletinas en el fondo.

En las paredes muy gruesas (de 40 cm o más) se puede obtener la máxima seguridad empotrando una caja fuerte de sobreponer después de haber fijado en el fondo unas pletinas contra la extracción.

Una caja fuerte de sobreponer con las pletinas fijadas en el fondo para poder ser empotrada.

Una caja fuerte de sobreponer con las pletinas fijadas en el fondo para poder ser empotrada.

En cualquier caso, tanto si es de sobreponer o de empotrar, la instalación de la caja fuerte puede hacerse más segura con algunas sencillas medidas, como pudimos ver en un artículo anterior.
Mira el vídeo de instrucciones sobre cómo empotrar en la pared una caja fuerte de empotrar
Mira el vídeo de instrucciones sobre cómo instalar una caja fuerte de sobreponer
Consulta el catálogo de las cajas fuertes Viro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× tres = 15