Caja fuerte electrónica bloqueada, ¿Cómo la abro? (1° parte)

Las cajas fuertes electrónicas son un sistema de seguridad muy válido para salvaguardar objetos de valor como joyas o dispositivos portátiles. Hay veces, sin embargo, en las que la caja fuerte puede bloquearse, impidiendo su abertura o cierre habitual.

Puede ser debido a un defecto de fábrica, un mal funcionamiento que requiere la asistencia de un profesional o, lo más probable, que las baterías se hayan agotado y que, lamentablemente, en las versiones que la admiten, la llave de emergencia también se haya perdido.

A continuación, buscamos proporcionar soluciones profesionales a los dos problemas más recurrentes presentados por nuestros usuarios:

1. LAS PILAS SE HAN AGOTADO

Si por un lado los modelos económicos de importación suelen avisar solo cuando las baterías están prácticamente agotadas, por otro, todos los modelos de cajas fuertes electrónicas de calidad proporcionan señales visuales y acústicas que advierten sobre la descarga progresiva de las baterías con tiempo de sobra .

A pesar de ello puede suceder que no recuerde o no tenga la oportunidad de reemplazarlas antes de que la caja fuerte ya no se pueda abrir con el código.

El compartimento de las pilas puede estar en el exterior (no recomendado por razones de seguridad) o, más comúnmente, en la parte interior de la puerta.

En las versiones preparadas para la alimentación externa, la apertura de emergencia generalmente se realiza con una pila de 9 voltios (o con una batería que se puede conectar al teclado por medio de un cable) que, apoyada en los contactos del teclado, transmite la carga suficiente a la caja fuerte para ingresar el código, abrirlo y luego reemplazar las baterías internas.

Apertura de emergencia con pila de 9 Voltios
Apertura de emergencia con pila de 9 Voltios

Si no hay contactos externos en el teclado, deberá usar la llave de emergencia suministrada con la caja fuerte para abrir la puerta y reemplazar las baterías. Inserte las nuevas baterías e introduzca el código de seguridad para abrirlo, en caso de que no responda electrónicamente, le sugerimos que se comunique con la asistencia del fabricante para resolver cualquier falla.

 Apertura con llave de emergencia
Apertura con llave de emergencia

2. LAS PILAS SE HAN AGOTADO, NO HAY CONTACTOS EXTERNOS Y LA LLAVE DE EMERGENCIA SE HA PERDIDO

Desafortunadamente, este es un caso común: si se pierde la llave de emergencia, las baterías están agotadas y el teclado no da señales de vida, abrir la caja fuerte o reemplazar las baterías puede volverse un problema.

En estos casos, es posible verificar si en la nota de instalación suministrada con la caja fuerte (o en la tarjeta de propiedad provista con las claves de emergencia) hay un código para la duplicación de la llave que se comunicará al fabricante.

Muchas cajas fuertes electrónicas de Viro, por ejemplo, están equipadas con una llave de emergencia con un perfil de duplicación controlado: esto significa que, gracias al código impreso, de acuerdo con los diferentes modelos, o en la tarjeta de propiedad suministrada en un sobre sellado junto con las llaves de emergencia, o en la nota de instalación, será posible, contactar al distribuidor donde compró la caja fuerte y proporcionar sus datos personales para que la compañía le proporcione uno o más duplicados de la llave perdida.

Tarjeta de propiedad con código para la duplicación de la llave de emergencia
Tarjeta de propiedad con código para
la duplicación de la llave de emergencia

Lamentablemente, no todos los modelos en el mercado están provistos de dicho código y, por lo tanto, esta solución no siempre es posible. Si el modelo en su poder estuviera entre los que no se suministran con este código, la única solución es ponerse en contacto con un experto profesional de cajas fuertes capaz de forzar y abrir la caja fuerte para recuperar el material que se encuentra en su interior (normalmente cada empresa que produce cajas fuertes de calidad tiene su propia red de asistencia en el área a la que puede recurrir en estos casos).

Si no ha encontrado la solución a su problema en esta publicación, le sugerimos que nos exponga su caso, o simplemente espere la segunda parte de la publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× ocho = 8