Candados y cadenas: las imitaciones y el original; el “Blocca catena”

Después de algunas semanas reanudamos nuestra sección Candados y cadenas. También en este artículo os vamos a mostrar fotografías y vídeos de los ensayos realizados en el laboratorio para comprobar la resistencia de los productos originales Viro y de sus copias de importación oriental. Esta semana examinaremos el candado para cadena “Blocca catena” Viro y lo compararemos con un candado de imitación.

El ensayo de niebla salina

Como vimos en artículos anteriores, el primer ensayo al que solemos someter los dos productos —el original Viro y una imitación de importación oriental— es el de la resistencia a la oxidación.

“Un ejemplo de ensayo de corrosión es la cámara de niebla salina: es una cámara dentro de la cual el material que se quiere probar se somete a una atmósfera con alta concentración salina; de esta manera se puede simular el comportamiento del material en entornos marinos” (Wikipedia)

Como se puede observar, en el “Blocca catena” el único punto que presenta algunos pequeños signos de oxidación es el borde de la placa antitaladro. Este efecto no está relacionado con la resistencia del producto: la coraza y, sobre todo, el mecanismo interno, no presentan corrosión.

En cambio, el producto de imitación presenta muchos puntos de corrosión, en especial se observa una capa de oxidación justo en la zona donde se introduce la llave. La cantidad podría parecer poco significativa, pero sin embargo es un síntoma de una corrosión mucho más grave sufrida por el mecanismo interno.
Lo demuestra el siguiente vídeo, donde se observan claramente las diferencias entre los dos productos después del ensayo.

Mientras que el producto original Viro todavía funciona perfectamente, el producto de imitación está bloqueado: la llave se introduce con dificultad y no gira.

¿Por qué el producto Viro es más resistente?

Lo que ha contribuido durante el ensayo a mantener el “Blocca catena” casi impecable después de 40 horas de niebla salina, que corresponden aproximadamente a un año en un entorno real sometido a los elementos, son los tratamientos químicos (cobrizado, niquelado y cromado) a los que se ha sometido el candado, que garantizan una mayor resistencia en el tiempo incluso cuando se expone a condiciones climáticas severas.

En cambio, tras 40 horas de ensayo en niebla salina, el candado de imitación presenta la coraza considerablemente dañada y oxidada en varios puntos. Y, sobre todo, el mecanismo interno está completamente oxidado y ya no permite la apertura del candado con su propia llave. Esto es un claro síntoma de escasa resistencia a la corrosión debido a tratamientos químicos poco precisos.

Otra diferencia que llama la atención es el color diferente de los dos productos. De hecho, el candado original Viro tiene un cromado liso y brillante “efecto espejo” en la superficie de la coraza de acero, mientras que la copia tiene un efecto cromado satinado opaco.


Esta diferencia no es solo puramente estética. Solo un mecanizado perfectamente preciso y constante de los materiales permite un acabado superficial “efecto espejo”, mientras que cuando se quiere “disfrazar” la producción inconstante y las imperfecciones de las superficies mecanizadas o de los materiales, es necesario recurrir al satinado superficial que hace que todo sea menos definido.

En los siguientes artículos os presentaremos los resultados de los ensayos de resistencia al corte y a los golpes de mazo. ¡No dejéis de seguirnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro + 7 =