Castillos o nuestras casas? Las diferencias en términos de seguridad

Los castillos medievales, que se recuerdan por su estructura sólida, además de estar construidos con materiales masivos, proporcionaron numerosos perímetros de defensa para la defensa de ataques enemigos.

La estructura de los castillos

Castillo de Bodiam, Reino Unido edificado en el XIV siglo.
Picture by Phil Laycock / Bodiam Castle

En el perímetro más externo, por ejemplo, era muy común encontrar un foso, lo que impedía o dificultaba el acceso de los enemigos tanto al edificio principal como a los secundarios, como establos, cocinas y molinos. Su función era también evitar que el enemigo atacara las torres desde abajo y, al mismo tiempo, mantener a los invasores a una distancia que les permitiera ser alcanzados con flechas y dardos. Entre las otras defensas externas, estaban las murallas, el perímetro defensivo real, el puente (fijo o levadizo) y la puerta, más vulnerable y que, por ello, estaba fortificada y protegida con cerrojos, rejas y diversos sistemas de cierre.

Por tanto, podemos señalar que incluso antes de 1500 se sabía que, para defender las ciudadelas, era necesario no escatimar en la calidad de los materiales y en los elementos de seguridad.

Perímetros de seguridad y tipos de viviendas

Incluso nuestras casas, aunque distintas de los castillos y fortalezas, tienen, cada una a su manera, líneas perimetrales de defensa.

Muy a menudo se nos hace creer que cuanto mayor sea el número de puertas que separan a los malintencionados de nuestra casa, más seguros estaremos. Sin embargo, como hemos dicho antes, la percepción de seguridad no siempre coincide con la seguridad real. De hecho, independientemente del número de “perímetros defensivos”, si estos últimos no están adecuadamente protegidos, no cumplirán adecuadamente con la función que estarían llamados a cumplir.

La ubicación, el año de construcción y el tipo de vivienda son factores que pueden afectar la cantidad y variedad de perímetros de defensa. Por lo tanto, las diferentes casas tendrán, en la mayoría de los casos, diferentes “perímetros defensivos”:

  • un apartamento en el centro de una ciudad, por ejemplo, podría tener una puerta de entrada al condominio y la puerta de entrada al hogar;
Picture by Unsplash.com
  • una villa en las colinas o en el campo probablemente tendrá un primer acceso con portón y puerta y una puerta de entrada al hogar;
Picture by Unsplash.com
  • un edificio en las afueras podría tener un portón y una puerta pequeña, una puerta de entrada a la zona común y una puerta de entrada al hogar.

Seguridad en el hogar y robos

Ninguna de las tres opciones será más segura a priori si estos puntos de acceso no se defienden adecuadamente. En una publicación anterior, habíamos brindado una imagen detallada sobre los robos en Italia antes, durante y después de la emergencia sanitaria, y según los datos estadísticos y, a pesar de la evidente disminución de delitos menores en la fase de toque de queda, con la reapertura, los robos se levantarán de nuevo. En el próximo artículo veremos cómo hacer un chequeo de la seguridad de cualquier tipo de vivienda, para sacar el máximo provecho de sus perímetros de defensa y hacerla lo más segura posible.

First picture by WyrdLight.com, CC BY-SA 3.0, via Wikimedia Commons.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *


9 × = settanta due