Cómo incrementar el nivel de seguridad de cualquier cilindro

No importa si un cilindro es de nivel bajo, medio o alto. Se puede aumentar considerablemente su resistencia protegiéndolo con un escudo de seguridad.
El escudo de seguridad, también conocido como “Defender” (TM Mottura), es un auténtico escudo de protección que se monta en la parte exterior de un cilindro de perfil europeo, normalmente para contrarrestar los intentos de rotura, extracción o empuje hacia adentro del cilindro.

Protege contra los intentos de rotura el cilindro

Todos los cilindros de perfil europeo tienen un punto débil: la parte central del cuerpo. Así es, debido a la presencia obligatoria de una perforación para el tornillo de sujeción y de la ranura para la rotación de la leva (componente de acero sinterizado, generalmente de color negro, que transmite el movimiento de rotación de la llave al mecanismo de la cerradura, para abrirla o cerrarla).

Todos los cilindros de perfil europeo tienen la parte central del cuerpo más débil debido a la perforación para el tornillo de sujeción y a la ranura para la leva.

Por ende, una de las agresiones más comunes es la de tratar de romper el cilindro en este punto, con el fin de poder quitar la mitad exterior del cilindro, empujar hacia adentro la mitad interior y tener así acceso libre a la cerradura, que podría manipularse y abrirse con mayor facilidad. Para romper el cilindro se pueden utilizar varias técnicas: haciendo sobresalir el cilindro hacia afuera, o bien, rompiendo la plaquita embellecedora que lo rodea de manera que quede expuesto. En este caso podría golpearse con un martillo, por ejemplo con un cincel, o aferrarlo con tenazas y romperlo.
El escudo de seguridad protege contra este tipo de agresiones, pero para que sea efectivo e inasible con herramientas de descerrajamiento, es importante que tenga forma de tronco de cono o redondeado.

El escudo de seguridad debe tener una forma de tronco de cono, que impida que pueda aferrarse con herramientas de descerrajamiento.

Algunos modelos, más antiguos, solían tener una forma cilíndrica que, paradójicamente, simplificaba el trabajo de los ladrones ya que podía aferrarse fácilmente con un tubo con el que se hacía palanca para romper escudo y cilindro a la vez.

Protege contra la acción del taladro

Pero las ventajas que ofrece un escudo de seguridad son muchas más. Los escudos de calidad también están provistos de una placa antitaladro. Otra de las técnicas comunes para forzar un cilindro europeo consiste en taladrar el tambor para destruirlo, o bien para crear una perforación que permita introducir herramientas con las que sacarlo. Pues, teniendo acceso a la leva que acciona el movimiento de la cerradura, será posible girarla y, finalmente, abrirla. Las placas antitaladro rotatorias son las más eficaces, puesto que cuando la broca del taladro las toca giran junto a la broca, impidiendo así que avance.

La placa rotatoria impide taladrar el cilindro.

La placa rotatoria contrarresta la acción del taladro.

Otro modo es el ataque al cilindro taladrando directamente el cuerpo para hacer salir los pines y contrapines y permitir que el tambor gire. Incluso en este caso un robusto escudo de seguridad es una excelente defensa, ya que protege el cuerpo con un espesor de acero (que para ser eficaz debe ser endurecido y al carbono de alta resistencia).

Útil contra las aperturas con destreza

Los mencionados son ataques de fuerza bruta, contra los cuales el escudo de seguridad es especialmente eficaz. Pero un cilindro también se puede abrir con destreza, con las técnicas del lockpicking y de la llave bumping. Aunque no esté precisamente diseñado para proteger contra estos tipos de ataques, el escudo de seguridad añade una capa más delante del cilindro y dificulta la visión de lo que hay dentro. Utilizar un escudo de seguridad de una marca diferente que la del cilindro puede contrarrestar los ataques con llave dumping, ya que, al quedar oculto el cilindro, el ladrón no podrá preparar la llave bump adecuada con anterioridad.

Cómo se monta

Un escudo de seguridad, para que sea eficaz, debe montarse de modo que no pueda arrancarse con facilidad. Desde este punto de vista, la solución más segura es montar el escudo dentro de la puerta. Para ello, la caja de la cerradura ha de tener unos agujeros especiales conformes con la norma DIN, situados uno a la derecha y otro a la izquierda respectivamente de la ranura para el paso del cilindro.

Los 2 orificios conformes con la norma DIN a la izquierda y derecha del orificio para el paso del cilindro.

Los 2 orificios conformes con la norma DIN a los lados de la ranura para el paso del cilindro.

En este caso, es suficiente perforar la puerta en dos puntos que coincidan con los de la cerradura para los tornillos pasantes de sujeción; ajustar la arandela para adaptarla al saliente del cilindro; cortar a medida el tornillo de sujeción y, luego, bloquear el escudo y la placa interior con los tornillos; por último, tapar la placa interior con la plaquita embellecedora. También es importante la calidad de los tornillos de sujeción: deben ser acero endurecido para que no se rompan fácilmente.
Quien quiera la máxima protección montará el escudo de seguridad y lo asociará a cilindros de gama alta. Sin embargo, dado su precio reducido, también es una solución muy adecuada para los cilindros de nivel inferior. De hecho, corrige algunos de los puntos débiles que afectan especialmente a los cilindros de gama baja, que no poseen protecciones integradas a prueba de desgarro o de taladro. Teniendo la posibilidad, es aconsejable instalar un escudo de seguridad junto a un cilindro excelente, pero si el presupuesto no lo permite es preferible comprar un buen escudo de seguridad que un cilindro de gama superior.
Mira las características del escudo de seguridad Viro
Mira cómo se instala un escudo de seguridad

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.


− 4 = cinque