Cómo reconocer una buena caja fuerte a simple vista

En la publicación anterior vimos los distintos tipos de cerraduras disponibles para las cajas fuertes: mecánicas, electrónicas, biométricas. Pero imaginemos ahora que estamos en una ferretería y que tenemos ante nosotros diferentes modelos de cajas fuertes: algunas más caras y otras más baratas, de marcas conocidas y menos conocidas, sencillas y complicadas. ¿Cómo podemos reconocer cuáles tomar en consideración y cuáles descartar porque son poco seguras? Aunque algunos elementos, como la calidad de los materiales, no sean fáciles de comprobar a simple vista, hay distintos indicios que nos pueden ayudar a saber si la caja fuerte que estamos viendo se ha diseñado y fabricado bien o no. Veamos algunos de ellos.

La puerta

Es la parte más importante de la caja fuerte porque contiene el mecanismo de apertura y, además, porque a través de la misma se accede al interior. Por lo general, es el punto más accesible y potencialmente más débil, motivo por el cual es el primer elemento al que tenemos que prestar atención. ¿Cómo debe estar fabricada para resistir una agresión?

  • Cuerpo único. El marco, también conocido como el «frontal» de la caja fuerte, es la parte exterior que rodea la puerta y debe estar unido a la caja de manera muy sólida, con soldaduras robustas y uniformes. El marco y la caja deben constituir un cuerpo único para que los ladrones no puedan separar el marco y la puerta del resto de la caja, por ejemplo golpeando en los puntos aislados de soldadura con un cincel.
  • A ras. Entre la puerta y el marco debe quedar el mínimo espacio posible para que no se puedan introducir palancas.
  • Bisagras bajo el marco de la puerta. El lado más vulnerable de la puerta es el de las bisagras, alrededor de las cuales la puerta gira en apertura. Es fundamental que la puerta quede «rebajada». Esto significa que, cuando la puerta está cerrada, una parte de la misma debe quedar bajo el marco para que pueda ofrecer resistencia a los intentos de desquiciar la puerta con una palanca.bisagras-reforzadas
  • Bisagras. Para resistir el desquiciamiento y los golpes de martillo es fundamental que también las bisagras estén fabricadas con materiales de excelente calidad, y que estén unidas a la caja y a la puerta con soldaduras robustas. Para ofrecer una mayor superficie de soldadura es conveniente que la forma externa de las bisagras no sea redonda, sino que tenga lados rectos (por ejemplo, en forma de paralelepípedo o hexágono). De esta manera, la bisagra se puede unir a la puerta utilizando toda una superficie de soldadura, y no en un solo punto como sucede con las bisagras cilíndricas.
  • Soportes del umbral contra golpes. La puerta, además de ser robusta, se tiene que apoyar sobre soportes contra golpes presentes en el interior de la caja fuerte, entre el marco y la caja, para que ofrezca la máxima resistencia contra los golpes. Estos soportes, junto con las bisagras, son los principales elementos que absorben los golpes. Los soportes contra golpes se deben colocar en todos los lados excepto en el lado de las bisagras, ya que, como hemos visto, es preferible que este lado quede bajo el marco de la puerta. Dichos soportes deben ser grandes y robustos, no deben estar formados por una simple doblez de la chapa del cuerpo y han de estar unidos a la caja con una sólida soldadura continua.
    soportes-del-umbral-contra-golpes
  • Puerta reemplazable. No afecta a la resistencia, pero puede ser una solución muy práctica. Permite reparar la caja fuerte en caso de avería o después de una agresión que la haya dañado, sin tener que reemplazar la caja fuerte ya instalada, hecho que obligaría a extraer de la pared toda la caja fuerte (en las versiones de empotrar) o a quitar los tacos (en las versiones llamadas «de mueble», «de sobreponer» o «de apoyo»).

Una puerta reemplazable Viro.

El peso

Contrariamente a la creencia popular, el peso no es necesariamente un índice de calidad. Obviamente, los ladrones intentan atacar los puntos más débiles de una caja fuerte. Aunque las paredes sean gruesas, si los soportes contra golpes de la puerta, las bisagras o la cerradura son débiles, los ladrones se centrarán en estos puntos.

El precio

Para fabricar una buena caja fuerte, tanto los materiales como el proceso de fabricación deben ser de gran calidad. Por ello, las cajas fuertes que están a la venta por unas pocas decenas de euros, y no por unos cuantos centenares, no pueden ofrecer un nivel de seguridad aceptable, sino que se asemejan más bien a simples cajas de caudales.
Comprar productos de unas pocas decenas de euros no significa ahorrar, sino poner en riesgo los bienes.

Estas son solo algunas de las características que debe tener una caja fuerte, independientemente de su tipo o tamaño. Pero la elección de qué caja fuerte es mejor comprar también depende de otros factores: la ubicación prevista (de empotrar o de sobreponer), el tamaño, el tipo de cerradura, etc. Los analizaremos en detalle en el próximo artículo: ¡no dejéis de seguirnos!
Consulta el catálogo de las cajas fuertes Viro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


ocho − = 5