Cómo usar los candados de arco largo

Los candados son de muchos tipos y tamaños, y no siempre es fácil entender cuándo es apropiado utilizar un modelo en vez de otro. Un tipo especial de candado es el de arco largo, que puede ser muy útil en algunos casos concretos pero que a menudo se usa inapropiadamente. Veamos por qué.

El arco es el punto más delicado

Empezaremos recordando que el arco es el punto más crítico de un candado desde el punto de vista de la seguridad. En primer lugar es el componente del candado que realiza físicamente el cierre. Si se consigue romper o extraer, se neutraliza el candado. Además, puesto que debe insertarse en el cuerpo, debe ser necesariamente más pequeño que el cuerpo, por lo que es potencialmente más débil. Por lo tanto, es natural que sea el punto de ataque preferido por los ladrones. Por esta razón los arcos suelen fabricarse con materiales más resistentes que los de los cuerpos. Los arcos de los candados rectangulares Viro están fabricados, por ejemplo, de acero cementado, templado, cobrizado, niquelado y cromado.

Por este motivo debería estar lo menos expuesto posible

Dado que el arco es el punto potencialmente más débil de un candado se deduce que debemos escoger un candado que, una vez aplicado, deje el arco lo menos expuesto posible. En otras palabras, la longitud del arco debe ser la mínima indispensable para abarcar los puntos de cierre y nada más. Así pues, los candados de arco largo deberían utilizarse sólo en situaciones donde la longitud del arco es realmente necesaria, por ejemplo para cerrar puntos de fijación alejados o para abarcar objetos largos. De lo contrario es más seguro utilizar candados con un arco estándar.

Mejor aún, siempre que sea posible, se deberían usar candados de vástago rotatorio, como los llamados “candados para cortinas metálicas enrollables”, pero que también pueden utilizarse en muchas otras ocasiones. En estos modelos el arco está reemplazado por un vástago que tiene dos grandes ventajas:

  • está mucho menos expuesto que un arco.
  • en los mejores modelos, tales como los candados Viro, es rotatorio y por lo tanto más difícil de cortar.

lucchetti-arco-lungo-introEn la imagen podemos ver un clásico ejemplo de candado de arco largo utilizado de modo inapropiado. En este caso, sería muy fácil para un posible maleante atacar el arco con una cizalla o, aún más sencillo, con una simple palanca.

Así pues, en un candado tener un arco de mayor diámetro es un punto fuerte, porque hace que sea más difícil de cortar, mientras que una longitud excesiva respecto a la distancia entre los puntos de cierre es un punto débil que se ha de evitar…

El mejor candado debe elegirse en función del valor del bien que se ha de proteger y del tipo de fijación más adecuado posible.

Consulta el catálogo de los candados Viro

Mira cómo se realizan los candados Viro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cuatro × 5 =