¿Un garaje más protegido? ¡Accesorios de seguridad Viro!

En el artículo anterior os presentamos algunos productos para cada nivel de seguridad (del estándar al máximo), para asegurar una mayor protección a la puerta del garaje. También es posible aumentar al máximo la resistencia de la cerradura. Una tercera solución que hace aún más eficaz el uso de una cerradura blindada, es instalar accesorios adicionales para reforzar la puerta del garaje y el sistema de cierre ya instalado.

Como hemos dicho varias veces, la mayoría de las cerraduras que se utilizan en la actualidad para instalaciones de origen suelen ser productos de importación oriental, sin ninguna característica de resistencia ni de fiabilidad.
Por esta razón, estamos convencidos de que para evitar robos o intrusiones no deseadas no solo es necesario cambiar la cerradura original por otra más resistente, sino que también hay que elegirla con cuidado en función de cada necesidad.
Para ser más concretos, si el garaje se utiliza como almacén para guardar equipos de valor o para aparcar coches y motos, nuestro consejo es no limitarse a cambiar la cerradura. ¿Qué más se puede hacer?

Hay algunos accesorios que pueden ser excelentes “colaboradores” de las cerraduras en la defensa del garaje. Veámoslos juntos:

  1. Aplicar la placa de protección de acero cementado, templado y zincado por la parte interior, debajo de la cerradura elegida, para que los ladrones no puedan perforar con facilidad la plancha y maniobrar la palanca de desbloqueo interna de la cerradura, por ejemplo introduciendo un hierro a través de un orificio realizado con un taladro; o bien para impedir que con una broca de corona realicen un agujero suficientemente grande para pasar incluso toda la mano.
  2. Instalar en la parte exterior, para cubrir los posibles orificios de la cerradura instalada de origen, una placa de acero zincado, preparada para el paso del cilindro y de los tornillos de fijación de un escudo de seguridad.
  3. Si se ha elegido una cerradura apta para un cilindro europeo, proteger el cilindro con un escudo de seguridad de acero endurecido y zincado a prueba de desgarro, y con coraza rotatoria antitaladro.
  4. Instalar una tranca de refuerzo horizontal en la parte inferior de la puerta basculante, de esta manera se contrarrestan las fuerzas generadas con largas palancas con el propósito de doblar los lados de la puerta y, a la vez, para superar el problema del posible desbloqueo forzando la puerta basculante; en efecto, la Tranca Universal Viro no está accionada por una manilla, sino por la llave del cilindro.
  5. Utilizar también un grupo de fijación, como el “Nuovo Condor” y el específico accesorio para aplicaciones en puertas basculantes, para garantizar un anclaje adicional al suelo que impida el levantamiento forzado de la puerta del garaje.

Aunque no es posible garantizar la completa “invulnerabilidad” de los sistemas de seguridad, gracias a estas medidas adicionales el tiempo necesario para llevar a cabo un descerrajamiento se alarga considerablemente. Incluso un ladrón bien equipado tendría dificultades al tratar de entrar en un garaje adecuadamente protegido, y probablemente terminaría por elegir otros blancos más fáciles para no arriesgarse a ser descubierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


seis + = 14