¿Cómo reconocer un cilindro europeo de alta seguridad? – Parte II

En el primer artículo de esta serie hemos visto cómo, no obstante la forma externa del cuerpo sea básicamente la misma para todos, los cilindros de perfil europeo son muy diferentes entre sí por lo que a las características técnicas se refiere y, por lo tanto, también por el nivel de seguridad que pueden ofrecer.

Sabemos que la primera característica de un cilindro de alta seguridad es la capacidad de resistir los ataques de fuerza bruta, que son los más comunes. En el anterior artículo profundizamos en el papel que desempeñan los refuerzos a prueba de taladro y de desgarro. Con este artículo concluimos el análisis de las soluciones que mejoran la resistencia de un cilindro de perfil europeo a los ataques de fuerza bruta.

Las características que obstaculizan las aperturas con fuerza bruta – segunda parte

La angulación de la leva

La leva (también llamada palanca) es el componente del cilindro que, al girar, pone en movimiento la cerradura. Existen diferentes variantes en cuanto a su forma y angulación. Una de las más extendidas es la leva llamada “universal”, de forma redondeada que, con la llave extraída, permanece alineada en el mismo eje del cuerpo del cilindro.

La flecha indica una leva universal. Con la llave extraída se queda dentro del cilindro.

La flecha indica una leva universal. Con la llave extraída se queda dentro del cilindro.

Esto facilita el montaje y desmontaje del cilindro en la cerradura. El problema, sin embargo, es que también facilita los intentos de arrancar o hundir el cilindro. Así es, si no está provisto de un escudo de seguridad, la única resistencia a estos ataques viene dada por el tornillo de fijación.

Por esta razón, los cilindros de alta seguridad adoptan la leva denominada “DIN”, que tiene una forma más cuadrada y que, con la llave extraída, sobresale (generalmente 30°, pero también puede tener otros ángulos diferentes) del cuerpo del cilindro y permanece bloqueada en la cerradura.

La flecha indica una leva DIN de forma cuadrada y que, con la llave extraída, sobresale del cuerpo del cilindro (normalmente con un ángulo de 30°), ofreciendo resistencia si se intenta forzar el cilindro fuera de su alojamiento.

La flecha indica una leva DIN de forma cuadrada y que, con la llave extraída, sobresale del cuerpo del cilindro (normalmente con un ángulo de 30°), ofreciendo resistencia si se intenta forzar el cilindro fuera de su alojamiento.

Si se intenta extraer o hundir hacia dentro el cilindro, la leva topa con el cuerpo de la cerradura y opone a una mayor resistencia que el tornillo de fijación.

Los materiales

La resistencia mecánica también depende de la calidad de los materiales utilizados. Mientras que el cuerpo del cilindro casi siempre es de latón, los resortes, pistones y contrapistones pueden ser de diferentes materiales. En estos casos hay que equilibrar las necesidades de seguridad con las de fiabilidad. El latón garantiza una mayor duración del cilindro, porque suele ser el material con el que también se fabrican las llaves, y el desgaste causado por la fricción por contacto entre la llave y los pistones, que están realizados con el mismo material, es uniforme y constante. Por lo tanto, en las puertas interiores y de paso frecuente es preferible instalar cilindros completamente de latón, con resortes de bronce fosforoso, un material que garantiza una alta elasticidad y, por consiguiente, una larga duración.

En cambio, en las puertas de entrada, que están potencialmente expuestas al ataque de los malhechores, es preferible una mayor resistencia a los posibles ataques que una mayor duración. En estos casos hay que elegir cilindros con componentes internos de materiales más resistentes al descerrajamiento y al taladro, por ejemplo de acero inoxidable de buena calidad y templado como el cilindro Viro Palladium.

En el cilindro de alta seguridad Viro Palladium los pistones, contrapistones y resortes (en negro en el dibujo) son de acero inoxidable.

En el cilindro de alta seguridad Viro Palladium los pistones, contrapistones y resortes (en negro en el dibujo) son de acero inoxidable.

Conclusiones

Para hacer frente con eficacia a los intentos de apertura con fuerza bruta, un cilindro puede estar protegido con:

  • refuerzos a prueba de taladro en el cuerpo y en el tambor
  • refuerzos a prueba de desgarro en el cuerpo, especialmente en el área central, que es más frágil estructuralmente
  • leva DIN saliente anti deslizamiento
  • componentes internos realizados con materiales resistentes al descerrajamiento y al taladro, como el acero inoxidable templado
  • un determinante factor de protección adicional es un escudo de seguridad

Pero estos son sólo los primeros ingredientes de un cilindro de alta seguridad. Así es, para que un cilindro pueda definirse de alta seguridad también debe contrarrestar las aperturas con destreza. En el próximo artículo de esta serie veremos cómo.

Consulta las características del cilindro de alta seguridad Viro Palladium

Mira el vídeo de presentación del cilindro de alta seguridad Viro Palladium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


cinco − = 0