¿Qué características debe tener un buen candado para cortinas metálicas enrollables?

Los candados son uno de los sistemas más utilizados para cerrar las cortinas metálicas enrollables de tiendas, garajes y almacenes. Por lo general, un buen candado para cortinas metálicas enrollables es más resistente que las comunes cerraduras de origen de las cortinas metálicas enrollables. Pero, ¿cómo distinguir un buen candado para cortinas metálicas enrollables de otro que no puede ofrecer una protección adecuada?

Fabricación precisa en todos los detalles

En primer lugar, para los candados para cortinas metálicas enrollables también son válidas las mismas indicaciones que dimos para los candados en general. Un candado que proporciona una buena protección:

  • Está fabricado con materiales de calidad y con mecanizaciones de precisión.
  • Cuenta con un vástago rotatorio, de al menos 10 mm de diámetro, para frustrar los intentos de corte.
  • Con el candado cerrado el vástago queda bloqueado con robustos pestillos de cierre (posiblemente de acero inoxidable), colocados en el lado de extracción del vástago. De esta forma, con el candado aplicado, el vástago no podría extraerse aunque un ladrón consiguiera cortarlo.
  • Tiene una cerradura con un gran número de pistones (por lo menos 5) para contrarrestar las aperturas con destreza.
  • Ofrece la posibilidad de utilizar llaves con perfiles de seguridad y/o protegidos para que sea difícil hacer copias ilegales.
  • Tiene un cuerpo redondeado para evitar que pueda ser aferrado con facilidad y luego ser atacado con herramientas de descerrajamiento.
  • Ofrece la posibilidad de realizar sistemas de llave única y/o llave maestra.

Sistema de apertura práctico y seguro

El vástago de los candados para cortinas metálicas enrollables puede tener dos sistemas diferentes de apertura:

  • En el llamado “de tipo positivo” el vástago está situado en el mismo lado de la cerradura y tiene una empuñadura saliente. Al girar la llave el vástago se libera y se puede extraer aferrándolo por la empuñadura.

    Un candado para cortinas metálicas enrollables con sistema de apertura de tipo positivo, en el que el vástago se extrae manualmente por el mismo lado de la llave.

    Un candado para cortinas metálicas enrollables con sistema de apertura de tipo positivo, en el que el vástago se extrae manualmente por el mismo lado de la llave.

  • En el sistema a presión, el vástago no tiene empuñadura y está casi completamente alojado en el cuerpo. Está situado en el lado opuesto respecto a la cerradura, y cuando se gira la llave es expulsado por un resorte.

         Un candado para cortinas metálicas enrollables, en el que el vástago es expulsado por un resorte por el lado opuesto a la llave.

    Un candado para cortinas metálicas enrollables, en el que el vástago es expulsado por un resorte por el lado opuesto a la llave.

La apertura a presión puede parecer más cómoda, pero puede convertirse en problemática con el paso del tiempo. Por diversas razones, los dos puntos de fijación (anillos, ojales, argollas, etc.), colocados uno en el suelo y otro en la cortina metálica enrollable, a los cuales está anclado el candado, tienden progresivamente a desalinearse. Debido, por ejemplo, a las dilataciones térmicas del metal y al uso prolongado, la cortina metálica enrollable tiende a no alcanzar la perfecta posición de cierre que tenía en origen. En este caso el vástago acaba quedando oprimido entre los 2 ojales y el resorte no consigue empujarlo, por lo que el usuario debe inclinarse incómodamente y mantener con una mano la llave girada mientras con la otra mueve el candado para liberar el vástago.

El sistema de tipo positivo no presenta este inconveniente. Además, también se puede utilizar la misma mano que ha girado la llave para aferrar el vástago que está en el mismo lado de la cerradura, por lo que la apertura es más práctica.

En este caso el elemento problemático es la empuñadura del vástago que sobresale del candado, hecho que los malhechores podrían aprovechar para intentar arrancar el vástago. Por lo tanto es importante comprobar que la empuñadura, es decir, la cabeza del vástago, esté ligeramente hueca en el interior (la así llamada “sección con ruptura programada”), o bien que se haya obtenido con un componente unido al resto del vástago (la así llamada “cabeza del vástago soldada contra el desgarro”) para que, si se intenta desgarrar el vástago, la cabeza de la empuñadura se separe en un punto predeterminado por el fabricante, dejando el vástago en su sitio.

Un ejemplo de cabeza del vástago soldada contra el desgarro

Acorazados

Los candados acorazados, como los Viro Panzer, representan la evolución de los tradicionales candados para cortinas metálicas enrollables. Tienen todas las características positivas descritas anteriormente y también la ventaja de tener el cuerpo (de latón) protegido por una coraza de acero templado, hecho que los hace mucho más resistentes a los ataques con herramientas de descerrajamiento y/o de corte. Además, el blindaje permite insertar entre el cuerpo y la coraza una placa antitaladro de protección de la cerradura, como sucede en los Viro Panzer, en los que el tamaño del cuerpo y la precisión de las mecanizaciones permiten a Viro utilizar un tambor con 7 pistones (pernos), mientras que la gran mayoría de los candados acorazados presentes en el mercado tienen al máximo 5.

Un candado acorazado para cortinas metálicas enrollables como el Viro Panzer es mucho más resistente que un candado común.

Un candado acorazado para cortinas metálicas enrollables como el Viro Panzer es mucho más resistente que un candado común.

Cuerpo monobloque

Los candados monobloque, como los Viro Monolith, son una evolución de los candados acorazados. En este caso el cuerpo de latón no está protegido por una coraza de acero, sino que todo el cuerpo está realizado de acero especial. Todo el cuerpo de los Viro Monolith es sometido a un tratamiento de temple y cementado para aumentar al máximo la resistencia mecánica, y está acabado con un niquelado químico especial (Niploy Process) que lo hace resistente a la corrosión. El cuerpo monobloque de acero, además de una mayor resistencia mecánica, permite utilizar vástagos de cierre de mayor diámetro, y por lo tanto más resistentes, y alojar una placa rotatoria antitaladro.

A diferencia de la placa fija, la rotatoria ofrece una resistencia activa contra la perforación ya que, al entrar en rotación con la broca del taladro, impide que la misma penetre.

El cuerpo del Monolith también permite sustituir el cilindro cuando fuera necesario, por ejemplo para volverlo a cifrar (cambiar la combinación de los pistones en función de una nueva llave) o para reparar fallos de funcionamiento debidos al desgaste después de muchos años de uso o causados por intentos de descerrajamiento.

Un candado monobloque de acero especial como Viro Monolith representa la máxima evolución tecnológica en el campo de los candados para cortinas metálicas enrollables.

Conclusiones

Una cortina metálica enrollable puede cerrarse eficazmente de diferentes maneras:

  • con una cerradura acorazada
  • con un grupo de fijación
  • con un candado

El candado es una de las soluciones más utilizadas porque ofrece una buena seguridad y una gran flexibilidad de instalación. Lo importante es no tratar de ahorrar dinero comprando un candado de mala calidad. La diferencia de precio entre un excelente candado para cortinas metálicas enrollables como el Viro Panzer, que garantiza seguridad y fiabilidad duraderas, y otro de baja calidad es de unos 15 ó 20 euros.

¿Vale la pena tener que lidiar cada día con un candado menos fiable y que, sobre todo, expone a mayor riesgo los bienes guardados detrás de la cortina metálica enrollable, por una cifra así? La respuesta es obvia.

Consulta el catálogo de los candados Viro para cortinas metálicas enrollables no acorazados acorazados y monobloque de acero especial

Mira cómo se fabrican los candados para cortinas metálicas enrollables Viro Panzer

Mira cómo se fabrican los candados para cortinas metálicas enrollables Viro Monolith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− cinco = 4