¿Cómo reconocer un cilindro europeo de alta seguridad? – Parte III

Continuamos nuestro viaje para descubrir las características por las cuales los cilindros de perfil europeo, no obstante tengan una forma externa del cuerpo similar, son muy diferentes entre sí, especialmente por lo que se refiere a fiabilidad y resistencia a los ataques.

Después de haber visto en los dos primeros artículos las características que permiten a los cilindros europeos resistir los ataques de fuerza bruta, que son los más frecuentes, ahora veremos cómo debe estar realizado un cilindro de perfil europeo para resistir a las aperturas con destreza, menos comunes pero más insidiosas.

Las características que obstaculizan las aperturas con destreza – Primera parte: el lockpicking

Las aperturas con destreza, aunque en términos absolutos sean menos frecuentes que las de fuerza bruta, son más insidiosas porque se llevan a cabo de modo bastante silencioso y, a menudo, sin dejar rastro.

La gran mayoría de cilindros de perfil europeo en el mercado usa el sistema de pistones. En esta serie de artículos profundizaremos en los métodos para abrir con destreza un cilindro de pistones; entre estos métodos dos son los principales:

También hay cilindros que tienen un funcionamiento diferente en los que la llave activa, por ejemplo, unos discos, unas láminas y/o unos imanes; hablaremos de ellos en un próximo post.

En el siguiente artículo de esta serie profundizaremos en las características por las cuales un cilindro es resistente a la llave bumping. En el presente artículo vamos a ver las soluciones gracias a las cuales un cilindro de pistones es resistente al lockpicking, tales como:

  • Aumentar el número y variar la forma y la disposición de los pistones
  • Aumentar el número de alturas posibles de los pistones
  • Utilizar contrapistones con perfil a prueba de ganzúa

Número y disposición de los pistones

Para abrir un cilindro con tensor y ganzúa se intenta desplazar un pistón tras otro con la ganzúa para obtener la posición de apertura, mientras que el tensor mantiene el tambor bajo el efecto de una ligera rotación.

Cuanto mayor sea el número de pistones más difícil será alinearlos todos correctamente con la ganzúa.

Cuanto mayor sea el número de pistones más difícil será alinearlos todos correctamente con la ganzúa.

Obviamente, esta operación será mucho más difícil cuanto mayor sea el número de pistones y más variada sea su disposición en diferentes ejes.

Número de alturas por pistón

El número de alturas posibles con las que puede realizarse técnicamente cada pistón, elevado al número de pistones, determina el número de cifrados teóricos posibles para ese cilindro y, por lo tanto, el número de llaves que pueden obtenerse. Esta característica, además de ser un factor de seguridad adicional —porque cuanto mayor es el número de combinaciones posibles, menor es la probabilidad de encontrar casualmente una llave que abra más de un cilindro—, hace que sea aún más difícil usar la ganzúa por los siguientes motivos:

  • Cuantas más sean las alturas utilizadas por cada pistón, menor será la diferencia entre dos alturas diferentes y mayor deberá ser la sensibilidad y la capacidad para encontrar la altura correcta con la ganzúa.
  • Alternar varias alturas de pistones, diferentes entre sí, dificulta el uso de la ganzúa.
    pistones-rotor

Contrapistones que contrastan la ganzúa

Para alinear con una ganzúa los pistones en la posición correcta hay que palparlos y moverlos con la herramienta para encontrar la posición de apertura. En los cilindros de alta seguridad, y también en muchos otros tipos de artículos Viro, la forma de los contrapistones está estudiada para dificultar esta operación. Contrapistones “en doble T”, en bobina o con cabeza en forma de “seta” hacen que, al manipular la ganzúa, los extremos de los contrapistones —de mayor diámetro que el resto de su estructura— tiendan a encastrarse entre el cuerpo y el tambor del cilindro, dificultando el movimiento. En este vídeo podemos ver claramente el funcionamiento:

En la fila superior se muestran los pistones, en la fila del medio los contrapistones tradicionales de perfil cilíndrico, y en la fila inferior se pueden ver diferentes contrapistones con perfiles a prueba de ganzúa.

En la fila superior se muestran los pistones, en la fila del medio los contrapistones tradicionales de perfil cilíndrico, y en la fila inferior se pueden ver diferentes contrapistones con perfiles a prueba de ganzúa.

Conclusiones

Una vez más, a pesar de su aparente similitud, los cilindros de perfil europeo pueden ser muy diferentes unos de otros. Así pues, al elegir un producto es importante comprender a qué necesidades debe responder y cuáles han de ser sus características. Los cilindros de alta seguridad, resistentes a las manipulaciones con destreza y a los ataques de fuerza bruta, se suelen utilizar en puertas de entrada, mientras que en las puertas interiores o en los accesos que pueden eludirse de otras maneras (como, por ejemplo, las cancelas peatonales de jardín), es preferible montar modelos más sencillos, económicos y robustos.

Consulta las características del cilindro de alta seguridad Viro Palladium

Mira el vídeo de presentación del cilindro de alta seguridad Viro Palladium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


nueve × 9 =