La ganzúa búlgara: qué es y cómo defenderse de ella

Últimamente se oye hablar mucho sobre la llamada “ganzúa búlgara” o “herramienta búlgara”, a menudo de modo impropio, con títulos cuanto menos engañosos como “La ganzúa que pone KO cualquier cerradura” o “ Robos con la llave infalible que abre las puertas blindadas”.

En realidad la ganzúa búlgara no es “infalible” y no “abre todas las cerraduras”, vamos a tratar de  hacer un poco de claridad.

Qué es la ganzúa búlgara

La ganzúa búlgara es una herramienta que permite reconstruir el perfil de la llave de una cerradura de doble paleta sin tener la llave original y sin desmontar la cerradura.
Una cerradura de doble paleta está formada por un paquete de láminas (o gorjas) sobrepuestas que tienen una muesca (garganta) en el centro. Por el espacio creado por las gargantas sobrepuestas, se desliza un perno (mentonnet) solidario con el pestillo. Las gargantas tienen un perfil interno caracterizado por unos dientes que, con la llave extraída, impiden el movimiento del perno y, por lo tanto, del pestillo. Al introducir y girar la llave ésta alinea las láminas de modo que los dientes de las gargantas se dispongan dejando libre un canal central por el cual se desliza el perno solidario con el pestillo. Además de alinear correctamente las láminas, la rotación de la llave pone en movimiento el carro del pestillo, haciendo que avance o retroceda y, por tanto, abriendo o cerrando la cerradura.

Esquema de funcionamiento de una cerradura de doble paleta: los dientes de la llave alinean las láminas de modo que el perno solidario con el pestillo pueda moverse.

Esquema de funcionamiento de una cerradura de doble paleta: los dientes de la llave alinean las láminas de modo que el perno solidario con el pestillo pueda moverse.

La ganzúa búlgara puede estar formada por dos herramientas: un tensor y la llamada “llave blanda” o por una única herramienta que integra ambas funciones, la llamada “llave mágica”. En ambos casos, el principio de funcionamiento es el mismo. El tensor pone en tensión el carro de la cerradura, como sucede normalmente cuando se gira la llave. Pero en este caso el carro no se mueve, porque las láminas todavía no están correctamente alineadas. Es aquí cuando entra en acción la llave blanda, que tiene una geometría compatible con la llave original y dientes con capacidad de moverse. Sacudiendo ligeramente el tensor y la llave, las vibraciones mueven los sientes móviles de llave suave hasta que se ponen en la posición correspondiente a la de los dientes de la llave original. De esta manera se obtiene el perfil de una mitad de la llave de doble paleta original, por tanto es necesario repetir la operación para obtener también la segunda mitad del perfil de la llave de doble paleta. En este momento se tiene a disposición un perfil de doble paleta completo, con el que se puede abrir y cerrar la cerradura exactamente como si de la llave original se tratara.
El procedimiento está bien ilustrado en este vídeo, en el que vemos en acción un tensor y una llave blanda:


O en este, donde podemos ver en acción una llave mágica.

No todas las cerraduras, sólo las de doble paleta.

Es cierto que la ganzúa búlgara es una herramienta que puede abrir con relativa facilidad las cerraduras, pero sólo las de doble paleta y no “todas” como se suele afirmar; así es, también existen cerraduras de doble paleta de nueva concepción provistas de contramedidas a prueba de esta herramienta. Además, las cerraduras con un mecanismo de pistones, como el de los cilindros europeos clásicos, no pueden ser atacadas con esta herramienta, aunque existen otras técnicas potencialmente peligrosas que pueden atacarlas, tales como el lock picking o la llave bumping.

La ganzúa búlgara sólo es efectiva en las cerraduras de doble paleta.

La ganzúa búlgara sólo es efectiva en las cerraduras de doble paleta.

No todas las cerraduras de doble paleta, sólo las viejas

La lucha entre policías y ladrones es una contienda que existe desde los albores de los tiempos. Si bien es cierto que a los ladrones no les falta imaginación para inventar nuevos métodos y herramientas, los fabricantes de cerraduras no se quedan atrás, y en los últimos años han desarrollado modelos de cerraduras de doble paleta que pueden resistir perfectamente los ataques de la ganzúa búlgara.

No sirve la misma herramienta para todos los modelos

Desde el punto de vista conceptual, todas las viejas cerraduras de doble paleta se pueden abrir del mismo modo, pero en la práctica sirve una herramienta específicamente preparada para funcionar con un determinado modelo de cerradura. Por esto el ladrón debe conocer previamente la marca y modelo de la cerradura que pretende atacar para preparar la herramienta adecuada, o bien ha de tener un buen surtido de herramientas para poder abrir modelos diferentes de cerradura.

Un conjunto completo de palancas búlgaras para diferentes modelos de cerraduras, con un coste de varios miles de euros.

Un conjunto completo de palancas búlgaras para diferentes modelos de cerraduras, con un coste de varios miles de euros.

El precio de una sola herramienta es de algunos cientos de euros, y del conjunto completo de unos cuantos miles de euros. Por lo tanto son herramientas al alcance de los ladrones especializados y no de improvisados o despistados.

No existe sólo la ganzúa búlgara

La ganzúa búlgara es la herramienta más reciente y práctica para abrir una cerradura de doble paleta, pero no es la única. El perfil de la llave también puede ser reconstruido utilizando una ganzúa palpadora capaz de determinar la altura de las paletas dentro de la cerradura. Una vez descodificadas las alturas se puede realizar la llave a partir de una llave virgen correspondiente a los modelos de cerradura en cuestión, fresándola en función de las medidas identificadas.

Un conjunto de ganzúas para descodificar las cerraduras de doble paleta.

Un conjunto de ganzúas para descodificar las cerraduras de doble paleta.

Cómo defenderse

El primer consejo es no dejarse llevar por el pánico y analizar racionalmente la situación. En primer lugar sólo tenemos que  preocuparnos si tenemos una cerradura de doble paleta, de lo contrario son otros los aspectos a tener en cuenta, y los veremos en un próximo artículo. Si tenemos una cerradura de doble paleta la probabilidad de ser víctima de la tristemente famosa herramienta búlgara es mayor si:

nuestra cerradura es antigua. Si se ha instalado antes del 2011 es una cerradura potencialmente de riesgo. Aún así, es preciso que un experto cerrajero lo compruebe, dado que existen viejas cerraduras que resisten bastante bien a los ataques, mientras que hay cerraduras nuevas que son vulnerables;

nuestro modelo de cerradura está muy extendido en el edificio o en el barrio. Si sigue montada la cerradura instalada por el fabricante del edificio y lo mismo sucede con nuestros vecinos, nuestra casa es un bocado muy apetecible para los posibles atacantes, dado que con la misma herramienta podrán abrir fácilmente muchas puertas;

nuestra puerta monta una sola cerradura de doble paleta. Si hay una segunda cerradura con un principio de funcionamiento diferente (como una cerradura de cilindro europeo) el ladrón no podrá limitarse a utilizar sólo la ganzúa búlgara, sino que deberá tener las herramientas y las habilidades necesarias para abrir también la segunda cerradura.

En cualquier caso, para abordar y resolver el problema es necesario un diagnóstico preciso por parte de una buena ferretería o de un cerrajero experto. Lamentablemente, dada la especificidad y complejidad del tema, una ferretería genérica o un cerrajero poco especializado no siempre son los interlocutores más adecuados . Para ir sobre seguro se puede consultar la lista de los cerrajeros certificados ERSI, la asociación italiana que agrupa a todos los profesionales del sector de las cerraduras, disponibles en el sitio web de la asociación.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


4 + cinco =