Las cancelas correderas protegen los valores más importantes, pero son las menos protegidas, ¿por qué?

Hay cosas que parecen normales sólo por costumbre, pero que si nos detenemos a pensar un momento no tienen sentido. Como, por ejemplo, el hecho de que las cancelas correderas automatizadas no estén cerradas con alguna cerradura automática. Algunas están cerradas por cerraduras manuales o por candados, haciendo que sea vana la comodidad del automatismo.

A menudo las cancelas correderas están cerradas por un candado, pero así se pierde la comodidad de la apertura/cierre automático (fotografía de tOrange.biz ).

A menudo las cancelas correderas están cerradas por un candado, pero así se pierde la comodidad de la apertura/cierre automático (fotografía de tOrange.biz ).

Pero la mayoría sólo están protegidas por la resistencia del motor del automatismo.

La mayoría de las cancelas automáticas sólo está cerrada por el motor.

La mayoría de las cancelas automáticas sólo está cerrada por el motor.

Los motores de los automatismos no garantizan el cierre de la cancela

El problema es que todos los motores, por ley, deben poderse desactivar fácilmente para permitir la salida incluso en caso de avería del automatismo o de corte de corriente. En estos casos es obligatorio que la cancela pueda abrirse igualmente.

Por ello, todos los motores de los automatismos tienen un sistema de desactivación mandado por una pequeña cerradura (como las de las taquillas postales o incluso de plástico), que un ladrón puede romper sin esfuerzo en pocos segundos para luego abrir tranquilamente la cancela.

Por ley, los motores de las cancelas automáticas deben poderse desactivar fácilmente para asegurar la apertura también en caso de avería o de corte de corriente, por lo que no pueden utilizarse para cerrar la cancela con seguridad.

Por ley, los motores de las cancelas automáticas deben poderse desactivar fácilmente para asegurar la apertura también en caso de avería o de corte de corriente, por lo que no pueden utilizarse para cerrar la cancela con seguridad.

Las cancelas correderas guardan bienes de importante valor

Esta situación es aún más paradójica si tenemos en cuenta que las cancelas correderas a menudo se utilizan para cerrar el acceso a lugares como almacenes, depósitos y estacionamientos, que guardan bienes especialmente apetecibles para los ladrones, como mercancías y vehículos.

Precisamente las cancelas correderas, respecto a las cancelas peatonales de los patios de acceso (que en cambio suelen estar provistas de una cerradura eléctrica), deberían garantizar que no puedan abrirse fácilmente.

Aunque a menudo las cancelas pueden saltarse por su baja altura, es fundamental que no se abran fácilmente para impedir el paso de vehículos. De este modo, aunque se pueda entrar andando, no será posible ni sacar los posibles vehículos aparcados dentro ni entrar con furgonetas o camiones para cargar los bienes o las mercancías guardadas en el área protegida por la cancela.

En almacenes, garajes, parkings, fábricas y otros lugares similares es muy importante que la cancela no pueda abrirse, para que no se puedan sacar fuera los vehículos aparcados o entrar con camiones y furgonetas para robar los bienes.

En almacenes, garajes, parkings, fábricas y otros lugares similares es muy importante que la cancela no pueda abrirse, para que no se puedan sacar fuera los vehículos aparcados o entrar con camiones y furgonetas para robar los bienes.

Se necesita una cerradura eléctrica específica para cancelas correderas

Por lo tanto, las cancelas correderas siempre deben estar cerradas con una cerradura, además de por el motor. Y esta cerradura debe poder ser accionada por el automatismo, sin necesidad de abrirla y cerrarla manualmente. Por motivos tanto de comodidad como de seguridad, porque una cerradura que se abre y se cierra manualmente puede dejarse abierta por descuido.

Pero en las cancelas correderas no pueden utilizarse las cerraduras eléctricas comunes, que funcionan sólo con hojas batientes. Se necesita una cerradura eléctrica diseñada específicamente, que tenga en cuenta, además del principio de funcionamiento, el hecho de que las cancelas correderas suelen ser bastante largas y, por lo tanto, sujetas a considerables dilataciones térmicas debido a las variaciones de temperatura durante todo el año.

Las cancelas correderas suelen ser bastante largas por lo que sufren las dilataciones térmicas estacionales, poniendo a menudo en crisis las cerraduras de gancho tradicionales.

Las cancelas correderas suelen ser bastante largas por lo que sufren las dilataciones térmicas estacionales, poniendo a menudo en crisis las cerraduras de gancho tradicionales.

La cerradura “Viro V09”, la primera diseñada específicamente para cancelas correderas

Hasta hoy no existía una cerradura de este tipo. La primera cerradura eléctrica específicamente diseñada, patentado y fabricada para cancelas correderas es “Viro V09”. El cierre no viene dado por un pestillo como sucede en las cerraduras de hojas batientes, sino a un trinquete rotatorio que, al acoplarse a un recibidor metálico, garantiza la seguridad de la cancela.

La cerradura Viro V09 es la primera cerradura eléctrica diseñada específicamente para las cancelas correderas.

La cerradura Viro V09 es la primera cerradura eléctrica diseñada específicamente para las cancelas correderas.

El trinquete se desliza sobre guías de acero para resistir a los choques y está protegido contra posibles intentos de corte por un revestimiento de anillos giratorios de acero cementado y zincado. Al entrar en contacto con una cuchilla o con un disco de corte los anillos giran junto a la cuchilla o al disco, impidiendo así que incidan en el metal y lo corten. El sistema de acoplamiento entre el trinquete y el recibidor metálico tolera variaciones de longitud de la cancela debido a los cambios de temperatura de hasta aproximadamente 1 cm en ambos sentidos (correspondiente a una oscilación de temperatura de 100° para una cancela de 8 metros de longitud), y soporta los inevitables movimientos laterales y verticales de la cancela durante el cierre y la apertura. La cerradura se suministra de serie con una tarjeta electrónica que permite conectarla a cualquier automatismo.

La cerradura Viro V09 se suministra de serie con una unidad de control electrónico que permite conectarla a cualquier automatismo, aprovechando la señal del destellador.

La cerradura Viro V09 se suministra de serie con una unidad de control electrónico que permite conectarla a cualquier automatismo, aprovechando la señal del destellador.

Los tiempos de apertura y cierre de la cerradura son controlados por la señal que activa el destellador (elemento común a todos los automatismos como requerido por la ley). Para garantizar una compatibilidad total con cualquier automatismo la cerradura funciona a 12 y a 24 voltios, tanto en corriente continua como alterna. La versatilidad de “Viro V09” se completa con una amplia gama de accesorios que permiten todos los montajes posibles, además del estándar en la barra antivuelco de la cancela (que también está siempre presente porque es obligatoria por ley).

Está disponible un kit que permite montar la cerradura Viro V09 en posiciones diferentes de la estándar, prevista en la barra antivuelco de la cancela corredera.

Está disponible un kit que permite montar la cerradura Viro V09 en posiciones diferentes de la estándar, prevista en la barra antivuelco de la cancela corredera.

La cerradura “Viro V09” está fabricada para resistir las condiciones climáticas más adversas. La caja, la tapa y el recibidor metálico son de acero zincado. Los resortes que empujan el trinquete son de acero inoxidable, los anillos giratorios anticorte que protegen el trinquete y todos los componentes móviles internos del mecanismo están tratados con un proceso especial de niquelado químico (Niploy Process), que los hace muy resistentes a la corrosión debida a los agentes atmosféricos. Se entrega de serie una placa paralluvia de acero zincado, que también sirve como placa de fijación que se puede soldar directamente a la barra antivuelco de la cancela.

Además de eléctricamente, la cerradura también puede ser controlada manualmente mediante cualquier doble cilindro o medio cilindro de perfil europeo, motivo por el cual también puede instalarse en cancelas correderas manuales.

Respecto a las cerraduras de gancho que normalmente se usan en las cancelas correderas, la ventaja es doble. Por un lado, la mayor seguridad que ofrece el cerrojo de mayor tamaño y, por el otro, la fiabilidad garantizada por el hecho de no sufrir los efectos de las dilataciones térmicas de la cancela, que son la principal causa de obstrucción de las cerraduras de gancho.

Respecto al cierre con candado o con candado y cadena, que son otro modo frecuente de cerrar las cancelas correderas, “Viro V09” ofrece mayor comodidad y seguridad.

Una mayor comodidad porque la cerradura se puede abrir y cerrar con un simple gesto, mientras que un candado o, peor aún, un candado con cadena, todas las veces se han de abrir, quitar y guardar, y luego coger, colocar, cerrar.

Una mayor seguridad porque “Viro V09” no se puede cortar con una cizalla, como en cambio sucede con las cadenas habituales.

De serie “Viro V09” se entrega con un medio cilindro Viro serie 700, pero obviamente también se pueden montar otros cilindros, por ejemplo con la misma llave de cerraduras ya en uso.

A partir de hoy, cerrar las cancelas correderas de modo cómodo y seguro ya es posible, sólo se necesita V09.

Mira la presentación de la cerradura “Viro V09”

Consulta las características técnicas de “Viro V09”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− 4 = dos