Pinceladas sobre la seguridad: la alarma electrónica y sus principales componentes

Justo antes de las vacaciones de verano sugerimos algunas medidas útiles para garantizar un nivel adecuado de seguridad a la vivienda cuando estamos ausentes.
Como vimos, la instalación de una alarma electrónica puede ser una buena estrategia, una contramedida adicional para defender del mejor modo posible una vivienda, siempre y cuando ya existan las debidas protecciones de tipo mecánico.
Sin embargo, hay algunos aspectos a tener en cuenta antes de comprar un sistema de alarma electrónico.

  1. La primera regla general que no hay que olvidar es que un sistema de alarma es como una cadena, cuya fuerza depende de la resistencia del eslabón más débil. Por lo tanto, para que sea realmente eficaz todos los componentes deben tener un alto estándar de calidad, y también el diseño y la instalación han de ser impecables.
    A la hora de elegir se debe prestar atención a cada uno de los componentes del sistema de alarma.
    Pensemos por ejemplo en la sirena, elemento fundamental, la cual debe ser difícil de neutralizar para que podamos considerarla de calidad. La mejor estrategia es instalar al menos dos sirenas: una a la vista y otra oculta, alimentadas por salidas separadas. De esta manera un posible ladrón intentará inutilizar la primera y, pensando que tiene luz verde, hará saltar la segunda.

    Ejemplo de sirena de fundición de aluminio, una de las más resistentes.

    Ejemplo de sirena de fundición de aluminio, una de las más resistentes.

  2. Los sensores. A la hora de elegir los sensores hay que recordar que no existe una única solución válida y que tenemos que elegirlos dependiendo del lugar de instalación. Solo un atento estudio previo de los ambientes y de los accesos donde se desea instalar la alarma permite elegir los productos más adecuados y su mejor aplicación.
    No obstante, un consejo útil en la mayoría de los casos es usar simultáneamente sensores con diferentes tecnologías, que deberán elegirse dependiendo de la función que han de desempeñar. Por ejemplo, los sensores con tecnología radar pueden ocultarse a la vista de los ladrones, mientras que los de infrarrojos no pueden cubrirse. Antes de la compra es necesario valorar, junto con un experto, el uso previsto.

    Ejemplo de sensor con tecnología de infrarrojos.

    Ejemplo de sensor con tecnología de infrarrojos.

  3. El teclado debe colocarse en el interior de la vivienda, en una posición fácilmente accesible por el usuario pero a la vez fuera de la vista de posibles maleantes, para que no puedan descubrir la combinación que desactiva el sistema con unos simples prismáticos o un objetivo zoom.
  4. La función del marcador es indicar telefónicamente una posible intrusión no deseada. Pero también puede suceder que la alarma se dispare por otras razones (incluso triviales, como una tormenta). Un buen marcador debe ser capaz de proporcionar varias informaciones, como una posible caída de tensión en la red, zonas inactivas, sensores momentáneamente no en contacto con la central, etc., para poder discernir si se trata de una falsa alarma o si, efectivamente, es un acceso no deseado. También se recomienda comprar un marcador GSM en vez de un marcador conectado al teléfono fijo, para evitar que el marcador pueda inutilizarse simplemente cortando el cable.

En conclusión, tanto si se elige un sistema de cable en vez de un sistema vía radio (lee aquí las diferencias), como si se prefiere un sensor de tecnología radar a otro de infrarrojos, la regla más importante que siempre hay que recordar es no comprar sistemas muy baratos que prevean una instalación “hágalo usted mismo”. El riesgo de encontrarse con productos poco fiables y de cometer graves imprudencias durante la instalación es realmente muy alto. Es mejor confiar en un experto, el cual nos puede aconsejar el sistema de alarma más adecuado a nuestras necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


5 × cuatro =