¿Prevenir los robos? ¡No todas las precauciones son útiles!

Cuando hablamos de sistemas de seguridad para el hogar nos referimos a todas las medidas que podemos tomar para proteger mejor nuestra vivienda contra accesos no deseados.
Por ejemplo, podemos instalar sistemas de cierremecánicos o electrónicos, tanto individualmente como en combinación, pero siempre prestando atención a aprovecharlos al máximo.
Además, existe la opinión generalizada de que la seguridad general se puede aumentar siguiendo los consejos y pequeños trucos sobre cómo evitar los robos que encontramos tanto en la web como en los medios tradicionales de información.
¿Cuáles son los consejos más populares en este sentido? ¿Y por qué no siempre son apropiados?

Colgar carteles de prohibida la entrada

Si no se corresponden a la verdad, carteles como «cuidado con el perro» o «alarma conectada» pueden pasar de ser un elemento disuasorio a un incentivo para que un ladrón entre en acción.
De hecho, poner el cartel de «cuidado con el perro» (dando a entender que podría ser agresivo) cuando no hay ni rastro de un perro en el jardín, podría incluso animar a un ladrón a entrar en la vivienda. Los ladrones, sobre todo si son profesionales, suelten estar atentos a los detalles y pueden suponer que, si se ha mentido sobre el perro, también el cartel de «zona videovigilada» podría no corresponder a la verdad.

Ocultar dinero o joyas en lugares que creemos seguros

Ocultar dinero o joyas en el cajón de la ropa interior del dormitorio o en los botes de la cocina no te asegura que los ladrones no los puedan encontrar. De hecho, es probable que sean el primer lugar en el que busquen. Muchas veces, los escondites que consideramos más originales son precisamente los más «populares» y, por esta razón, los más conocidos por los ladrones.
En cambio, adquirir una robusta caja fuerte y ocultarla bien ayudará a disminuir la posibilidad de que un robo llegue a buen fin.

Usar cajas de caudales de plástico o chapa en vez de una caja fuerte

Una caja fuerte, siempre y cuando sea de calidad, es el único sistema de seguridad útil si nos vemos obligados a dejar objetos de valor o dinero en efectivo en casa.
Una cuestión importante es no divulgar que se tiene una caja fuerte y asegurarse de que la instale un profesional de confianza que guarde el secreto.
Quienes suelen guardar sus bienes de valor en una caja de caudales de plástico o de chapa deberían abandonar esta costumbre, ya que, por lo general, los cierres de estas cajas se pueden forzar con facilidad. En realidad, solo son útiles para guardar la bisutería.

Dejar las luces, la televisión o la radio encendidas

El truco de dejar las luces, la televisión o la radio encendidas en casa para hacer ver que está ocupada puede ser útil si se aplica durante breves periodos de tiempo. Simular la presencia de alguien en casa es útil para disuadir a los ladrones a que intenten llevar a cabo el robo, pero es un truco que se debe utilizar con precaución.
Como bien sabemos, los ladrones profesionales se «informan» sobre nuestras costumbres. En definitiva, dejar la luz de la sala encendida toda la noche cuando no hay nadie en casa, en vez de desviar a los ladrones hacia otra posible víctima les puede indicar que la casa no está habitada en ese periodo.

No cuidar el exterior de la casa

Hay quien piensa erróneamente que descuidar la casa por fuera puede dar a entender que en el interior tampoco hay un botín de valor que robar.
Por el contrario, un jardín bien cuidado, una entrada decorada y con luz automática y el buzón siempre vacío dan la idea de una casa habitada y mantenida con frecuencia. Una mayor probabilidad de cruzarse con alguien durante un intento de robo no «incita» a los ladrones a «trabajar».

Conclusiones

A menudo se toman medidas llamadas de seguridad solo por haber oído hablar de ellas, pero conviene evaluar caso por caso su utilidad efectiva y los efectos negativos que podrían tener.
En este artículo os hemos querido mostrar cómo algunos consejos populares tienen una cara y una cruz.
Por lo tanto, nuestra sugerencia es que toméis todas las medidas posibles para evitar intrusiones no deseadas, pero siempre después de estudiar con cuidado la situación y el contexto para no obtener el efecto contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ siete = 13