Tres detalles que distinguen un antirrobo de disco eficaz

Ya ha llegado el verano y, con él, también aquellos que durante el invierno guardaban en el garaje su querida moto o su apreciado escúter los han puesto de nuevo en circulación. Tanto si utilizas tu moto para ir a trabajar o, mejor aún, para dar un paseo por la playa, el problema es siempre cómo asegurarse de volverla a encontrar donde la habías dejado. El antirrobo de disco es uno de los antirrobos mecánicos más utilizados porque es una solución muy práctica, aunque, como hemos visto, debe usarse con cautela.

La primera precaución es la de procurarse un buen antirrobo de disco, que sepa defender al máximo nuestro apreciado medio de transporte de las insanas apetencias de los malhechores de turno. Como siempre sucede, hay muchas soluciones en el mercado, que van de 5 euros a 100 euros o más. ¿Cómo orientarse a través de una oferta tan amplia y diferenciada? Estos tres detalles nos indican que tenemos un buen producto.

La forma del cuerpo

Romper o abrir hábilmente un antirrobo de disco, así como un candado común, es más fácil si puedes aferrarlo firmemente. Por esto los mejores antirrobo de disco tienen formas redondeadas que hacen difícil empuñarlos o aferrarlos con una herramienta. La forma del cuerpo del antirrobo de disco también puede ser expresamente estudiada para evitar que pueda aferrarse con herramientas de apriete para reventarlo. Este es el caso, por ejemplo, de Viro Armadillo, caracterizado por su cuerpo con forma “de escamas”.

armadillo-664x370El tipo de cerradura

Las cerraduras más utilizadas en los antirrobo de disco son las cerraduras de pernos radiales y las de disco.

Lamentablemente las cerraduras de pernos radiales son decididamente poco seguras, porque la llave tubular que las acciona se puede imitar fácilmente, sobre todo si se dispone de la herramienta adecuada como la que puede verse en este vídeo:

Por esto es mejor optar por los antirrobo de disco con cerraduras de disco o con las tradicionales cerraduras de pistones.

disclocktypes_SPLos materiales

Obviamente la resistencia de los materiales utilizados es uno de los principales factores que determinan la solidez de un antirrobo de disco y, por consiguiente, su resistencia a los intentos de romperlo o cortarlo. Lamentablemente los materiales muy resistentes a los golpes por lo general son poco resistentes al corte (es decir, suelen ser blandos), mientras que los materiales muy resistentes al corte tienden a ser frágiles cuando se someten a impactos (por ejemplo, el hierro fundido, material muy duro y frágil). Así pues, el material utilizado para fabricar el cuerpo y el vástago debe ser tratado adecuadamente para obtener la mejor resistencia posible a los distintos tipos de agresión que se pueden presentar.

El mejor material para este tipo de uso es el acero templado y endurecido adecuadamente. El temple, que consiste en llevar el metal a altas temperaturas y luego enfriarlo rápidamente, confiere la resistencia mecánica, mientras que la cementación de la superficie, es decir, su enriquecimiento con carbono, mejora la resistencia al corte.

En un antirrobo de disco es esencial que al menos el vástago, que es el componente sometido a mayor esfuerzo en los intentos de reventado, sea de acero y que éste sea templado para resistir los golpes. En este caso la cementación no es necesaria porque no se puede acceder fácilmente con instrumentos de corte al vástago de un antirrobo de disco cerrado.

Los antirrobo de disco más sólidos son aquellos que tienen todo el cuerpo de acero. En este caso es importante tanto el proceso de temple, que hace muy difícil romper el cuerpo, por ejemplo golpeándolo con un martillo, como el proceso de cementación, dado que el cuerpo puede ser atacado fácilmente con herramientas de corte como sierras, cizallas y esmeriladoras.

blocca-disco-monoblocco-664x379Un cuerpo de acero cobrizado, niquelado y cromado es más resistente a la oxidación y la corrosión, por lo que también asegura una mayor duración. Además, permanece intacto durante varios años aunque se use al aire libre y en condiciones climáticas agresivas, como sucede en las zonas costeras.

Nuestra “2 ruedas” siempre nos regala muchas emociones. ¡Regalémosle un antirrobo de disco a la altura!

 Mira el catálogo de los antirrobo de disco Viro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− seis = 2