Tres útiles funciones para gestionar de modo avanzado la apertura a distancia de una puerta con un cerradero eléctrico

Como ya hemos visto anteriormente, los cerraderos eléctricos permiten abrir a distancia una puerta equipada con una común cerradura mecánica, cuando no se puede -o no se quiere- aplicar una normal cerradura eléctrica, como en puertas de cristal y puertas interiores. Pero, ¿cómo abren? Presionar un pulsador para activar una cerradura es un gesto tan sencillo que se diría que no existen muchas más opciones. Pero, en realidad, tenemos varias opciones disponibles para decidir cómo y cuándo debe realizarse la apertura.

¿Qué pasa cuando no hay corriente?
Una cerradura electrificada es algo bueno. ¡Hasta que falta la corriente! No ocurre a menudo, pero puede suceder. Un cerradero eléctrico puede gestionar este hecho de dos maneras, dependiendo del tipo de bobina que monta:

Fail secure: en funcionamiento normal, el cerradero permanece cerrado cuando no está alimentado y se abre cuando, al presionar el pulsador, recibe un impulso eléctrico. Si falta la corriente, pues, el cerradero permanece cerrado. Es una solución que, en caso de avería, da preferencia a la seguridad de los ambientes y los mantiene cerrados.

Fail safe: en funcionamiento normal, el cerradero permanece cerrado porque está continuamente alimentado, y se abre solo cuando, al presionar el pulsador, se interrumpe la alimentación. Así pues, si falta la corriente, el cerradero se abre y permite el paso. Es una solución que en caso de avería da preferencia a la seguridad de las personas, garantizando la comodidad de poder pasar y la posibilidad de evacuación en caso de emergencia.

Existen 2 tipos de cerraderos eléctricos: uno que cuando falta la corriente permanece abierto y otro que permanece cerrado (Fotografía de ).

Existen 2 tipos de cerraderos eléctricos: uno que cuando falta la corriente permanece abierto y otro que permanece cerrado (Fotografía de ).

Esta función depende de cómo está fabricado el cerradero eléctrico y, en especial, de cómo está alimentada la bobina. Por lo tanto es una característica que se elige en el momento de la compra y que no se puede modificar en un segundo momento.

Apertura permanente o controlada

Un cerradero eléctrico también permite elegir la manera de gestionar la apertura:

Apertura permanente (o de servicio): presionando el botón el cerradero eléctrico  se abre y se vuelve a cerrar solo después de que la puerta se haya abierto y cerrado. Es el funcionamiento más común.

Apertura controlada (o de seguridad): el cerradero solo se abre si, al mismo tiempo que se emite el impulso eléctrico, se ejerce una presión  manual o automática en la puerta. Dicho en otras palabras, si nadie está abriendo la puerta cuando se presiona el pulsador, la puerta permanece cerrada. De esta manera se evitan las aperturas accidentales. Es la solución correcta cuando se requiere la máxima seguridad, como sucede en las joyerías o almacenes vigilados.

Por lo que respecta al mecanismo de apertura también existen 2 tipos de cerraderos eléctricos: uno se abre simplemente presionando el pulsador, el otro se abre si alguien empuja la puerta mientras el pulsador está presionado (Fotografía de Flickr/chrisinplymouth)

Por lo que respecta al mecanismo de apertura también existen 2 tipos de cerraderos eléctricos: uno se abre simplemente presionando el pulsador, el otro se abre si alguien empuja la puerta mientras el pulsador está presionado (Fotografía de Flickr/chrisinplymouth)

También esta característica depende de cómo está fabricado el cerradero y, por lo tanto, no puede ser modificada por el usuario.

Función “cerradura siempre abierta”

La tercera función útil es la posibilidad de bloquear fácilmente el cerradero en posición abierta en todas aquellas situaciones en las que la cerradura debe permanecer abierta durante largos períodos. Es la función llamada “cerradura siempre abierta” y puede ser útil, por ejemplo, en la puerta de acceso a un edificio que de día está custodiado por un portero, por lo que puede permanecer abierta para mayor comodidad, mientras que debe permanecer cerrada durante la noche.

En los cerraderos eléctricos Viro, la función cerradura siempre abierta puede activarse simplemente moviendo una pequeña palanca situada dentro del cerradero.

En el círculo rojo puede verse la palanca que se ha de mover para activar y desactivar la función cerradura siempre abierta en los cerraderos eléctricos Viro.

En el círculo rojo puede verse la palanca que se ha de mover para activar y desactivar la función cerradura siempre abierta en los cerraderos eléctricos Viro.

Así pues, la comodidad de los cerraderos eléctricos no es solo poder abrir a distancia una puerta, sino también elegir detalladamente cómo debe funcionar la apertura. Comodidad y flexibilidad juntas. Antes de realizar una compra es conveniente tomarse unos minutos para decidir qué solución responde mejor a nuestras necesidades, para aprovechar al máximo todo lo que un cerradero eléctrico nos puede ofrecer.

Consulta el catálogo de los cerraderos eléctricos Viro

Mira cómo instalar un cerradero eléctrico reversible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ 8 = catorce