¿Cómo reconocer un cilindro europeo de alta seguridad?

A primera vista los cilindros de perfil europeo son todos muy similares. La forma exterior del cuerpo prácticamente es la misma para todos.

Las dimensiones externas del cuerpo son las mismas para todos los cilindros de perfil europeo, las diferencias están en su interior.

Las dimensiones externas del cuerpo son las mismas para todos los cilindros de perfil europeo, las diferencias están en su interior.

Pero es en el interior donde se ocultan los detalles que distinguen a un cilindro de calidad, capaz de ofrecer seguridad y fiabilidad en el tiempo, de otro mediocre.

Un cilindro puede ser abierto ilícitamente de tres maneras:

  • rompiéndolo, extrayéndolo o hundiéndolo hacia dentro con la fuerza bruta
  • abriéndolo con destreza
  • abriéndolo con una copia abusiva de la llave

Para ofrecer una alta seguridad, un cilindro debe poder contrarrestar eficazmente todos los diferentes tipos de ataque.

Esta es la primera de una serie de artículos con los que intentaremos profundizar en las características que debe tener un cilindro para resistir mejor a estos ataques.

Las características que obstaculizan las aperturas con fuerza bruta – primera parte

Los ataques con fuerza bruta son el modo más utilizado para los forzamientos  (el 27% de los casos, según el ISTAT), porque no se requiere tener grandes conocimientos técnicos ni habilidades especiales, ni tampoco refinadas herramientas. Así pues, la primera característica de un cilindro de alta seguridad es saber resistir al máximo este tipo de ataques.

Un cilindro puede ser atacado con la fuerza principalmente de dos maneras:

  • Taladrando el cuerpo para hacer caer los pernos (pistones y contrapistones), que así salen se su alojamiento y dejan el tambor libre para girar.
  • Taladrando el tambor (rotor) para hacer salir los pernos por arriba al ser empujados por los resortes, o simplemente para introducir herramientas con las que extraerlo. En ambos casos el objetivo es tener libre acceso a la leva del cilindro que controla el movimiento de la cerradura (para poderlo girar y abrir), o llegar directamente al mecanismo de la cerradura y accionarlo.
  • Rompiéndolo, extrayéndolo y/o hundiéndolo hacia dentro con violencia. Un cilindro puede ser arrancado de su alojamiento de diferentes maneras, pero el objetivo es siempre tener acceso a la cerradura para poderla abrir libremente.

Para resistir a los intentos de apertura con fuerza bruta, un cilindro debe tener refuerzos a prueba tanto de taladro como de desgarro.

Refuerzos a prueba de taladro

Para contrarrestar la acción de la broca del taladro los cilindros de alta seguridad tienen unos refuerzos especiales en el cuerpo y en el rotor realizados con materiales resistentes a la perforación. Por lo general son clavijas adicionales, pero también los mismos pistones pueden contribuir a desempeñar esta función.

El cilindro de alta seguridad Viro Palladium. En rojo se destacan las clavijas a prueba de taladro en el cuerpo, y en verde la clavija a prueba de taladro en el tambor. En este caso también los pistones y los contrapistones (destacados en negro) tienen una función a prueba de taladro, puesto que están realizados de acero inoxidable AISI 420C templado.

El cilindro de alta seguridad Viro Palladium. En rojo se destacan las clavijas a prueba de taladro en el cuerpo, y en verde la clavija a prueba de taladro en el tambor. En este caso también los pistones y los contrapistones (destacados en negro) tienen una función a prueba de taladro, puesto que están realizados de acero inoxidable AISI 420C templado.

Para que el cilindro sea aún más resistente a la perforación es recomendable protegerlo con un escudo de seguridad (es decir, un defender o roseta de seguridad), que, además de obstaculizar la perforación con su misma estructura, puede alojar una placa antitaladro rotatoria, que es una protección más eficaz que las clavijas fijas.

Un escudo de seguridad protege el cilindro contra intentos de taladrarlo, tanto en el cuerpo (gracias a su estructura) como en el tambor (gracias a una placa antitaladro rotatoria).

Un escudo de seguridad protege el cilindro contra intentos de taladrarlo, tanto en el cuerpo (gracias a su estructura) como en el tambor (gracias a una placa antitaladro rotatoria).

Refuerzo a prueba de desgarro

Si miramos de lado un cilindro europeo podemos ver cómo el cuerpo está seccionado en correspondencia con la leva, precisamente para permitir la rotación de la misma, y que bajo la leva se encuentra un orificio roscado por donde pasa el tornillo que sujeta el cilindro en el interior de la cerradura.

Un cilindro europeo, la flecha indica el punto estructuralmente más débil

Un cilindro europeo, la flecha indica el punto estructuralmente más débil

La parte del cuerpo situada bajo la leva, al ser más delgada, es un punto débil intrínseco a la forma estándar del cilindro europeo que los ladrones pueden aprovechar intentando partir en dos el cilindro precisamente en ese punto, para extraer la mitad externa y hundir hacia dentro la otra mitad, pudiendo así acceder libremente a la cerradura.

Para contrarrestar este ataque, la primera precaución es montar el cilindro de modo que la cara exterior quede a ras con la puerta. En efecto, todo posible saliente puede ser aprovechado por los ladrones para golpear el cilindro con un martillo y un cincel o para aferrarlo con herramientas que puedan romperlo o arrancarlo.

Pero los cilindros de alta seguridad ofrecen una mayor protección gracias al refuerzo a prueba de desgarro, el cual hace que sea más difícil romper el cilindro y, sobre todo, aunque se consiguiera romper, contrarresta los intentos de separar las dos partes.

Con el dibujo punteado se muestra un tipo de refuerzo a prueba de desgarro utilizado en varios cilindros Viro. Es una barra de acero inoxidable AISI 304 en forma de U que obstaculiza los intentos de romper el cilindro y tiende a mantener unidas las dos mitades, incluso en el supuesto de que el cilindro se rompiera.

Con el dibujo punteado se muestra un tipo de refuerzo a prueba de desgarro utilizado en varios cilindros Viro. Es una barra de acero inoxidable AISI 304 en forma de U que obstaculiza los intentos de romper el cilindro y tiende a mantener unidas las dos mitades, incluso en el supuesto de que el cilindro se rompiera.

En el centro del cilindro se puede ver el refuerzo a prueba de desgarro de acero.

En el centro del cilindro se puede ver el refuerzo a prueba de desgarro de acero.

Además, para evitar que la única resistencia a los intentos de hundir violentamente el cilindro hacia dentro venga dada por el tornillo de fijación, es conveniente que la leva sea antideslizamiento, es decir, que en posición de reposo (cuando la llave no está introducida en el cilindro), la leva sobresalga del cuerpo del cilindro (por ejemplo a 30° como en los cilindros con leva DIN)

En el cilindro de alta seguridad Viro Palladium, la leva (indicada por la flecha) es DIN antideslizamiento, y el refuerzo a prueba de taladro está formado por una robusta barra de acero inoxidable AISI 304 (destacada en azul en la parte inferior del dibujo) de 6 mm de diámetro, que atraviesa la mayor parte del cuerpo del cilindro.

En el cilindro de alta seguridad Viro Palladium, la leva (indicada por la flecha) es DIN antideslizamiento, y el refuerzo a prueba de taladro está formado por una robusta barra de acero inoxidable AISI 304 (destacada en azul en la parte inferior del dibujo) de 6 mm de diámetro, que atraviesa la mayor parte del cuerpo del cilindro.

 

También contra los intentos de deslizamiento y de desgarro, gracias a su forma de tronco de cono, un escudo de seguridad es capaz de ofrecer una protección adicional muy eficaz, y siempre se recomienda su instalación cuando se quiere obtener la máxima seguridad.

Conclusiones

En los próximos artículos veremos otras características que ha de tener un cilindro para poder resistir diferentes tipos de ataque. Pero ya con este primer análisis se puede entender que, no obstante la forma exterior estándar del cilindro de perfil, hay una extraordinaria variedad de cilindros de perfil europeo con diferentes características que responden a diferentes necesidades. Por ejemplo, en las puertas interiores y en general donde no se requiere una gran seguridad, también pueden utilizarse modelos simples y fiables. En cambio, donde se requiere una elevada seguridad, como en las puertas de acceso desde el exterior, es importante elegir artículos que tengan las características adecuadas para resistir del modo más eficaz posible a los ataques.

Consulta las características de los nuevos cilindros de alta seguridad Viro Palladium

Mira el vídeo de presentación del cilindro de alta seguridad Viro Palladium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


8 + = doce