La mejor manera de proteger una cortina metálica enrollable

Una cortina metálica enrollable de una tienda o de un garaje se puede cerrar de varias maneras: con una o más cerraduras para cortinas metálicas, con un candado para cortinas metálicas o con un grupo de fijación.
Por lo general, las cerraduras para cortinas metálicas enrollables instaladas de origen, al igual que las de los garajes, son bastante débiles desde el punto de vista mecánico y, por tanto, muy vulnerables a los ataques. Si en el local se guardan bienes de valor, como la mercancía de una tienda, conviene reemplazar los cierres de origen por otros productos más resistentes.
¿Cuál es la mejor solución?

Una solución es reemplazar las cerraduras instaladas de origen por robustas cerraduras acorazadas para cortinas metálicas enrollables. Por ejemplo, la 8271, provista de gruesos cerrojos que se activan con el giro de la llave en el interior de un medio cilindro o doble cilindro de perfil europeo. De esta forma, el usuario puede elegir el cilindro que prefiera, que luego se protege con el escudo de seguridad suministrado en acero endurecido, cuya forma antidesgarro y placa rotatoria antitaladro ofrecen una protección adicional al cilindro.

Las cerraduras acorazadas para cortinas metálicas enrollables sustituyen a las cerraduras instaladas de origen, aumentando la seguridad.

Los candados para cortinas metálicas enrollables de buena calidad, acorazados o monobloque, pueden ser muy robustos, pero tienen el inconveniente de dejar al descubierto el punto de fijación al suelo que, de este modo, puede ser atacado por ejemplo con una alzaprima.

Los candados para cortinas metálicas enrollables tienen el inconveniente de dejar al descubierto el punto de fijación al suelo.

Los candados para cortinas metálicas enrollables tienen el inconveniente de dejar al descubierto el punto de fijación al suelo.

En cambio, los grupos de fijación para cortinas metálicas presentan la ventaja de tener un cuerpo acorazado que protege eficazmente el punto de fijación al suelo. Por esto son el sistema más eficaz para proteger una cortina metálica enrollable.

Los grupos de fijación para cortinas metálicas enrollables, como el Nuovo Condor de la fotografía, tienen la ventaja de tener un cuerpo acorazado que protege eficazmente el punto de fijación al suelo.

Los grupos de fijación para cortinas metálicas enrollables, como el Nuovo Condor de la fotografía, tienen la ventaja de tener un cuerpo acorazado que protege eficazmente el punto de fijación al suelo.

Al igual que para los candados, también en este caso los factores que determinan la seguridad son los siguientes:

  • La calidad de los materiales y, en especial, del cuerpo: los mejores grupos para cortinas metálicas enrollables tienen cuerpos monobloque de acero.
  • La presencia de una placa antitaladro para proteger la cerradura (En este vídeo se puede ver cómo la placa protege eficazmente la cerradura contra la acción del taladro).
  • La posibilidad de realizar sistemas de llaves (de llave maestra, de llave única, etc.) muy útiles para aquellos que deben manejar múltiples cortinas metálicas enrollables de tiendas, almacenes, garajes, etc.
  • La empuñadura del vástago con un punto de ruptura programada contra el desgarro. De esta manera se evita que un posible ataque de fuerza bruta pueda dañar el mecanismo, ya que la cabeza del vástago se rompe en un punto predeterminado por el fabricante.
  • El perfil de la llave ha de ser de seguridad o registrado, para que sea difícil hacer copias ilegales.
  • La forma redondeada del cuerpo para evitar que se pueda aferrar durante el ataque.
  • El número de pistones de la cerradura (el Condor, por ejemplo, utiliza 7 pistones), que determinan el número de posibles combinaciones diferentes (más combinaciones = más seguridad). Algunos grupos de fijación, como el Nuovo Condor, permiten usar como cerradura un medio cilindro de perfil europeo que se puede reemplazar con una simple operación, lo que permite elegir el cilindro más adecuado para cada necesidad (por ejemplo, se puede usar la misma llave de otros cilindros ya en uso).

Como para los demás dispositivos mecánicos de seguridad, también para un grupo de fijación la eficacia depende mucho de cómo se instala y utiliza. En especial, es importante asegurarse de que entre el grupo de fijación y el suelo no haya espacio suficiente para introducir una herramienta (como un pie de cabra) para hacer palanca y tratar de arrancar el perno de su asiento.
Obviamente, también debe ser de calidad la argamasa de cemento que fija al suelo la «campana» (llamada así por su forma). En efecto, dentro de la campana se engancha el anillo móvil a través del cual pasa el vástago del grupo de fijación cuando se cierra.

Introducción del anillo móvil en la campana cementada en el suelo.

Introducción del anillo móvil en la campana cementada en el suelo.

Cierre del vástago del grupo de fijación (en la fotografía un Nuovo Viro Condor) en el anillo móvil insertado en la campana cementada en el suelo.

Cierre del vástago del grupo de fijación (en la fotografía un Nuovo Viro Condor) en el anillo móvil insertado en la campana cementada en el suelo.

Para ver cómo se instala y cómo funciona un grupo de fijación mira este video: Instalación de un grupo de fijación
En el sitio web Viro puedes consultar el catálogo de los grupos de fijación Viro que cumplen todos los requisitos de calidad que acabamos de ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


− dos = 2