¿Son seguras las cerraduras de doble paleta?

«Si conoces a tu enemigo, sabes cómo defenderte»: esto es lo que aprendimos en el artículo anterior. En este artículo, en cambio, hablaremos de cómo el hecho de conocer las limitaciones de algunas cerraduras de viejo diseño puede ayudarnos a evitar las desagradables consecuencias de una intrusión.

Al igual que existen diferentes técnicas que permiten abrir las cerraduras sin llave y sin romperlas, también existen algunos tipos de cerraduras especialmente vulnerables a algunas de estas técnicas. La buena noticia es que no existe una única técnica que pueda abrir todas las cerraduras: cerraduras diferentes requieren técnicas de descerrajamiento diferentes. Como ya vimos en artículos anteriores, la cerradura de doble paleta y el cilindro europeo son los dos tipos principales de cerraduras instaladas en nuestras puertas de entrada y, en especial, en las puertas blindadas. Ambas tienen puntos fuertes y puntos débiles, que es conveniente conocer para poder elegir bien.

Empecemos por las cerraduras de doble paleta. ¿Cuáles son sus puntos débiles?

Se pueden abrir fácilmente con la “ganzúa búlgara”

En los periódicos solemos leer noticias sobre ladrones que son capaces de abrir «mágicamente todas las cerraduras». En realidad, muchas veces se trata de bandas especializadas en abrir cerraduras de doble paleta con la llamada «ganzúa búlgara», una herramienta procedente del este de Europa (de ahí su nombre) que, al introducirla en la cerradura, permite reconstruir la forma de la llave original para luego abrir la puerta con relativa facilidad. Para hacer frente a esta amenaza, los fabricantes han realizado cerraduras de nueva generación con sistemas de protección contra la ganzúa búlgara. Si se elige montar una cerradura de doble paleta es importante comprobar siempre que sea de este tipo. Pero, desafortunadamente, los delincuentes continúan perfeccionando sus habilidades en la realización de ganzúas modificadas para cerraduras de doble paleta, en el perenne intento de superar las contramedidas adoptadas por los fabricantes.

Una ganzúa búlgara.

Una ganzúa búlgara.

Tienen una ranura muy amplia para insertar la llave (y lamentablemente también las herramientas de descerrajamiento)

Todos los modelos de cerradura de doble paleta tienen un punto débil intrínseco. La llave de doble paleta tiene una forma ensanchada en la base, por lo que la cerradura debe tener una ranura de inserción bastante más amplia que la de un cilindro. Esto hace que sea mucho más fácil introducir herramientas de descerrajamiento o de manipulación dentro de la cerradura.

La ranura para insertar una llave de doble paleta es muy amplia.

La ranura para insertar una llave de doble paleta es muy amplia.

Tienen llaves fáciles de duplicar

Las llaves de doble paleta tradicionales son bastante fáciles de duplicar: a menudo es suficiente una fotografía, una fotocopia de la llave o una huella en una plancha de cera para tener un modelo que sirva para fabricar una llave virgen. Por esta razón se fabrican cerraduras de doble paleta más complejas, accionadas por llaves patentadas que integran otros elementos adicionales para que el duplicado sea controlado.

El perfil de una llave de doble paleta es fácil de reproducir.

El perfil de una llave de doble paleta es fácil de reproducir.

Básicamente, estas son las razones por las que en los últimos años la fama de las cerraduras de doble paleta ha sufrido un duro golpe y, a diferencia de lo que ocurría en el pasado, las nuevas puertas blindadas suelen utilizar cerraduras con cilindro europeo.

Pero las cerraduras de doble paleta también tienen algunas ventajas interesantes:

Son inmunes a la técnica de la llave bumping

La llave bumping representa para las cerraduras con cilindro europeo un poco lo que la ganzúa búlgara es para las cerraduras de doble paleta: en algunos casos, permite abrirlas sin romperlas y de manera relativamente fácil. En cambio, por cómo están fabricadas, las cerraduras de doble paleta no se pueden abrir con el método de la llave bumping.

Resisten al taladro

Una cerradura de pistones, como las que montan cilindros de perfil europeo, puede ser atacada con un taladro tanto en el tambor (o rotor) para extraerlo como en el cuerpo para dejar al descubierto los resortes y los pernos. Esto no es posible en una cerradura de doble paleta, ya que solo puede ser atacada con un taladro de tamaño considerable que pueda extraer gran parte de la cerradura. Además, a diferencia del cilindro, la cerradura de doble paleta está situada en el interior de la puerta y, en muchos casos, de una puerta blindada.

Se prestan bien para ser electrificadas y motorizadas

Gracias a su tamaño, las cerraduras de doble paleta pueden ser motorizadas fácilmente. La motorización comporta distintas ventajas, la principal de las cuales es la posibilidad de accionar automáticamente las vueltas de la cerradura cada vez que se cierra la puerta. Así estamos seguros de que la cerradura siempre está cerrada, evitando que se quede abierta por las prisas o por una distracción.

Entonces, para responder a la pregunta inicial, ¿es segura una cerradura de doble paleta?O, mejor dicho, ¿es más o menos segura que otras soluciones? Sin duda podemos afirmar que una cerradura de doble paleta tradicional es poco segura, mientras que una de nueva generación es más segura. La comparación con una cerradura con cilindro de perfil europeo es más compleja dado que existen muchísimas variantes, más o menos seguras. En otro artículo veremos cómo elegir e instalar un cilindro europeo para aumentar al máximo la seguridad. Por el momento, solo diremos que existe una cierta complementariedad entre los puntos fuertes y los puntos débiles de las dos soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


9 × cinco =