¿De verdad existen las «llaves mágicas» capaces de abrir todas las puertas?

A veces leemos en el periódico u oímos en la televisión historias de bandas de ladrones que, provistos de una «llave mágica» o una «llave maestra universal», pueden abrir cualquier puerta en cuestión de segundos y sin dejar rastro.
En realidad las cosas no son exactamente así.

Empecemos diciendo que no todos los robos se realizan abriendo la puerta con destreza, es decir, sin romperla o forzarla. En la mayoría de los casos los ladrones entran por un acceso abierto, forzando una puerta o una ventana o bien utilizando otros métodos.

En segundo lugar, no existe ninguna llave capaz de abrir «todas las puertas», porque cerraduras diferentes  requieren herramientas diferentes y habilidades específicas.

Como vimos en un artículo anterior, (haz clic aquí para volver a leer el artículo sobre las cerraduras de doble paleta ) las viejas cerraduras de doble paleta se pueden abrir rápidamente con la llamada «ganzúa búlgara», una herramienta que permite reconstruir en pocos segundos la forma de la llave original y luego abrir la cerradura como si se tuviera la llave auténtica.

Las cerraduras con cilindro de perfil europeo pueden abrirse con destreza usando dos técnicas diferentes. La más clásica es la del lockpicking en la que, como se suele ver en las películas, se utilizan determinadas herramientas, por ejemplo horquillas para el cabello, a modo de ganzúa para alinear los pistones. Sin embargo, la realidad difiere mucho de las películas, en las que con un simple clip se abre una cerradura en un abrir y cerrar de ojos. En la práctica, esta técnica no es un juego de niños, sino un procedimiento complejo que requiere entrenamiento e instrumentos específicos para llevarlo a cabo.

El lockpicking consiste en alinear los pistones mediante una ganzúa.

El lockpicking consiste en alinear los pistones mediante una ganzúa.

La segunda técnica, más reciente, es la llave bumping, que prevé el uso de una llave especial, la «bump key», también conocida como «llave mágica» o «llave universal». Pero tampoco en este caso existe ninguna llave que pueda abrir «todas las cerraduras». Por el contrario, cada marca y modelo necesita su propia llave especialmente preparada

En comparación con el lockpicking, la apertura con llave bumping es más simple una vez que se tiene la bump key apta para la específica cerradura.

En comparación con el lockpicking, la apertura con llave bumping es más simple una vez que se tiene la bump key apta para la específica cerradura.

La “bump key” se inserta en el cilindro, se gira en tensión y luego se golpea con un ligero martillo, de este modo los dientes (o ranuras) de la llave transfieren la fuerza de golpe a los pistones, que por reacción saltan hacia atrás. Con una cierta práctica se puede hacer que, al retroceder, los pistones en algún momento queden sobre los línea de apertura, y en ese momento se puede girar la llave y abrir la cerradura durante una vuelta. El procedimiento se repite para las demás vueltas.

La bump key hace saltar hacia arriba los pistones y los contrapistones, y los alinea por una fracción de segundo.

La bump key hace saltar hacia arriba los pistones y los contrapistones, y los alinea por una fracción de segundo.

Precisamente por el principio sobre el que se basa el bumping, no funciona en las cerraduras de gorjas, como las de doble paleta, pero en cambio funciona con todos los tipos de cilindros de pistones, ya sean de perfil europeo o no, en una puerta blindada o no, con llaves tradicionales o de punto, con escudo de seguridad (comúnmente conocido como “Defender”) o sin. A no ser que los cilindros hayan sido expresamente diseñados y fabricados para prevenir este fenómeno. Así es, existen cilindros a prueba de bumping en los que la acción del golpe de la “bump key” no hace retroceder a todos los pistones a la vez, por ejemplo porque están colocados en ejes diferentes.

Los puntos fuertes del bumping son la simplicidad y la velocidad de ejecución, y el hecho de que no deja ningún rastro de descerrajamiento. Su punto crítico es que, para tener éxito, se necesita una llave expresamente realizada para el modelo específico de cilindro que se quiere abrir. Codificar una llave de este tipo no está al alcance de cualquier ladrón. Hay que partir de una llave virgen y realizar un cifrado especial (combinación de las alturas de los dientes o de las profundidades de las hendiduras en la llave). Esto requiere:

  • máquinas cifradoras profesionales
  • una llave virgen dedicada al modelo de cilindro en cuestión (con las llaves de duplicación controlada no es tan fácil obtenerla)
  • conocer previamente las características del modelo de cilindro que se quiere atacar.

Lamentablemente, los ladrones menos preparados tienen la posibilidad de comprar por internet las llaves ya preparadas. Incluso en este caso deben conocer la marca y el modelo del cilindro que quieren abrir, para comprar la llave adecuada. Una contramedida simple y barata para prevenir el bumping es simplemente ocultar, en el lado exterior de la cerradura, la marca del cilindro.

También por esto puede ser útil proteger el lado exterior del cilindro con un escudo de seguridad, que sirve principalmente para proteger contra los intentos de descerrajamiento. Dado que oculta el cilindro, es suficiente instalarla de una marca diferente para que sea mucho más difícil identificar el verdadero modelo del cilindro.

Sólo con esta sencilla medida se reduce mucho el número de potenciales ladrones que pueden identificar la cerradura sólo mirando el perfil que se entrevé detrás de la placa antitaladro del escudo de seguridad. Si no se conoce exactamente el modelo de cerradura hay actuar por intentos y probar diferentes bump key, con lo que se pierde la ventaja principal del bumping que es la rapidez, dado el gran número de marcas y de modelos de cilindros en el mercado y, por lo tanto, el gran número de bump key que hay que probar.

Así pues, al menos desde este punto de vista podemos estar tranquilos: no existen las “llaves mágicas” y no hay que ser un mago para estar seguros. Con una correcta información y una buena prevención podemos reducir enormemente el riesgo de sufrir visitas indeseadas.

Mira los cilindros de alta seguridad Viro Palladium

Mira los escudos de seguridad Viro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


3 × cinco =