Cómo defenderse de los 3 métodos más usados por los ladrones para entrar en nuestro hogar

Si sabemos cuáles son las técnicas que usan los ladrones para entrar en nuestros hogares podemos tomar las medidas necesarias. El número de robos en apartamentos ha aumentado considerablemente a partir de 2008. Así lo afirmó en 2017 (con datos de los 2 años anteriores) una fuente oficial como es el ISTAT, el Instituto Nacional de Estadística, que publicó un informe sobre delincuencia y seguridad .
En 2010 (el último año disponible para este análisis), el ISTAT también publicó un gráfico con las estadísticas de cómo los ladrones entran en nuestras casas.
¿Cuál es el método más utilizado? ¿Y qué medidas debemos tomar para defender nuestro apartamento?

Estadísticas sobre los métodos utilizados por los ladrones para entrar en casas en las que robaron (ISTAT, 2010).

Estadísticas sobre los métodos utilizados por los ladrones para entrar en casas en las que robaron (ISTAT, 2010).

Olvidémonos de las refinadas técnicas utilizadas por Diabolik o Arsenio Lupin. El retrato del ladrón tipo que emerge de este gráfico es mucho más banal: una figura que, en primer lugar, sabe aprovecharse de nuestras distracciones, como una puerta que se ha quedado abierta, y que, cuando no tiene otro remedio que esforzarse, recurre a técnicas rudimentarias como romper una puerta o una ventana.

¡Que el último cierre la puerta!

El método más utilizado por los ladrones para entrar en las casas es simplemente pasar por una ventana, un balcón, un garaje o incluso por una puerta abierta. Esto ocurre en el 34 % de los casos. En otras palabras, un robo de tres se realiza aprovechando un simple descuido. El primer factor de seguridad es simplementeacordarse de cerrar las puertas y ventanas. Especialmente cuando no estamos en casa. De hecho, el 76 % de los robos se llevan a cabo cuando no hay nadie en casa.

El método más utilizado por los ladrones para entrar en las casas es pasar por un acceso abierto. (Fotografía de Håkan Dahlström).

El método más utilizado por los ladrones para entrar en las casas es pasar por un acceso abierto. (Fotografía de Håkan Dahlström).

No abrir esa puerta

El segundo lugar lo ocupan los ataques de fuerza bruta contra las puertas. En el 27 % de los casos la puerta fue arrancada, desquiciada o descerrajada. Por lo tanto, el segundo factor de seguridad es tener una puerta de entrada y una cerradura que puedan resistir eficazmente a los intentos de romperlas utilizando herramientas comunes como martillos, palancas y tenazas. Por esto es importante instalar una buena puerta blindada o, en alternativa, reforzar la puerta existente con una tranca y proteger la cerradura con un escudo de seguridad.

Tener una puerta resistente, y acordarse de cerrarla, nos protege del 60 % de los intentos de robo.

El segundo método más utilizado por los ladrones para entrar en los hogares es romper la puerta (Fotografía de Remoman).

El segundo método más utilizado por los ladrones para entrar en los hogares es romper la puerta (Fotografía de Remoman).

Una ventana de oportunidades (para los ladrones)

En tercer lugar se encuentran las ventanas rotas, forzadas o desmontadas. El 12 % de los robos se producen de esta forma. Así pues, después de haber reforzado adecuadamente la puerta de casa, la estrategia adecuada es proteger bien los otros puntos de acceso posibles. Las soluciones posibles son muchas: instalar una tranca en las contraventanas, utilizar persianas blindadas o montar las típicas, pero siempre eficaces, rejas.

El tercer método más utilizado por los ladrones para entrar en los hogares es romper una ventana (Fotografía de Keith Bloomfield).

El tercer método más utilizado por los ladrones para entrar en los hogares es romper una ventana (Fotografía de Keith Bloomfield).

¿Y qué sucede con las aperturas con destreza?

Si buscamos en internet cómo abrir una puerta podemos quedar asombrados de lo fácil que parece ser abrir cerraduras y candados aparentemente sin esfuerzo. En realidad, las cosas son un poco más complejas de lo que los vídeos colgados en la red nos hacen creer. Tanto es así que solo el 5 % de los robos se producen utilizando técnicas sofisticadas tales como el lockpicking o la llave bumping. Así pues, es muy conveniente protegerse también contra esta amenaza, por ejemplo instalando un cilindro de alta seguridad como el Viro Palladium. Sin embargo, el primer paso que hay que dar es tomar contramedidas eficaces contra los ataques más comunes.

Los ladrones utilizan las aperturas con destreza solo en un 5% de los casos.

Los ladrones utilizan las aperturas con destreza solo en un 5% de los casos.

Fiarse es bueno, pero no fiarse…

Examinando los casos más particulares, podemos constatar que casi todos los ladrones aprovechan los descuidos o la ingenuidad de los dueños de casa. En el 7 % de los casos el robo fue llevado a cabo por una persona que ya estaba en la casa, como un huésped o un empleado del hogar. Otro 2 % fue realizado por personas que persuadieron al dueño para que los dejara entrar. Por último, en el 1 % de los casos, el ladrón abrió la puerta con las llaves que encontró en la cerradura. Si bien protegerse de un huésped o de un empleado doméstico infiel no es fácil, podemos al menos evitar que entren los desconocidos, aunque estén bien vestidos y esgriman excusas aparentemente convincentes, y tenemos que estar atentos a no olvidarnos las llaves en la puerta.

Analizando estos datos podemos extraer un par de conclusiones. La primera es que la seguridad es un problema de comportamiento más que de tecnología. Esto significa que todos podemos hacer algo para estar más seguros desde este mismo momento. La segunda conclusión es que debemos comprobar si nuestra puerta de entrada y los demás accesos a la vivienda pueden defender de manera eficaz nuestro hogar.

De no ser así, sería recomendable integrar los sistemas de cierre existentes con otros productos fiables y de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


× dos = 6