Elegir una buena cerradura es necesario, pero no suficiente.

Existen algunas características esenciales que un candado ha de tener para resistir durante mucho tiempo y ofrecer una protección real. Entre ellas destacan el material de fabricación y los tratamientos finalizados a ofrecer una mayor resistencia a los agentes atmosféricos.

En el artículo anterior hablamos de las características que convierten a un candado en un cierre de seguridad. Pero lo que no dijimos es que un candado de calidad, por sí solo, es necesario pero no suficiente para crear un sistema de cierre completamente eficaz. Veamos por qué.

Con frecuencia vemos que, para proteger propiedades que guardan bienes de valor, se utilizan candados de buena calidad que se anclan a soportes (como simples tornillos de cáncamo o cerrojos de chapa), viejos y oxidados. De esta manera solo se consigue dar luz verde a los ladrones, ya que pueden romper esos soportes incluso sin herramientas, empleando solo un poco de fuerza bruta.

Ejemplo de puntos de fijación más débiles que el candado.

Para que el sistema de cierre sea seguro en su conjunto es esencial mejorar la resistencia de sus puntos de fijación. Por este motivo los principales productores de candados también proporcionan una amplia gama de accesorios de fijación aptos para cada tipo de necesidad.

Los «indispensables» Viro

Viro produce diferentes tipos de accesorios de fijación, llamados «Los Indispensables», que cubren todas las situaciones posibles de uso:

Los «bloqueadores fijos» están indicados para ser utilizados en puertas y portones. Para la máxima comodidad y seguridad se pueden combinar con un candado de doble vástago de cierre. De esta manera es posible, por ejemplo, abrir un solo vástago de cierre y dejar el candado fijado con el otro vástago.

Los «bloqueadores móviles» se pueden utilizar como los fijos, pero tienen la ventaja añadida de compensar las posibles deformaciones de las hojas batientes a las que están fijados. Así pues, se recomienda usarlos, por ejemplo, en puertas y portones de hierro que se dilatan o contraen con los cambios de temperatura.

Las «horquillas de anclaje» son indicadas para cerrarcancelas enrejadas u otros tipos de perfiles metálicos. Por lo tanto, son una alternativa más cómoda y segura a la cadena con varias vueltas que se ve en tantas cancelas.

Los «Indispensables» Viro, a diferencia de muchos bloqueadores y anillas de simple hierro que se suelen encontrar en el mercado, son de acero endurecido, templado y zincado, para proporcionar una resistencia comparable a la del arco y del vástago de cierre de los candados Viro, también teniendo en cuenta su considerable tamaño.
Sus dimensiones han sido estudiadas para adaptarse a la perfección a los candados acorazados Panzer y a los monobloque Monolith.

Con estos mismos principios Viro también realiza los anillos de fijación para cortinas metálicas enrollables, que se pueden utilizar con candados para cortinas metálicas o con grupos de fijación.

Los bloqueadores para cortinas metálicas tienen un grosor estudiado para que, si se combinan con el candado específico, una vez acoplados no dejen al descubierto ninguna parte del vástago de cierre, de manera que sea prácticamente imposible atacarlo con una herramienta de corte.

Conclusiones

En conclusión, cuando elegimos un sistema de cierre, sobre todo si se trata de un candado, es fundamental tener en cuenta previamente sobre qué soportes lo aplicaremos y asegurarnos de que éstos ofrezcan una resistencia análoga a la del sistema de cierre. Así pues, los candados y los accesorios de fijación deberían elegirse juntos y ser preferiblemente de la misma marca; de esta manera se pueden integrar bien entre sí y se reduce al mínimo el espacio a disposición de los ladrones para intentar el forzamiento con herramientas descerrajamiento o de corte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


+ tres = 6