¿También tú cometes uno de estos 6 errores cuando atas la bicicleta?

Uno de los problemas que afligen a los ciclistas urbanos es la plaga de robos. Robar una bicicleta es relativamente fácil y –a diferencia de los coches y motocicletas– no tiene una matrícula ni un propietario oficial: de hecho es de quien la coge… por esta razón es muy importante atarla correctamente para desalentar lo máximo posible las “apropiaciones indebidas” . Pero aún son muchos los ciclistas que atan sus bicicletas con descuido, facilitando así la tarea de los ladrones, incluso de los menos equipados.
Esto es lo que encontramos ayer durante un paseo de un cuarto de hora en el centro de Bolonia:

1. Atar la cadena para extraerla con un solo gesto

Antes que atar la bicicleta para que pueda extraerse con un solo gesto es preferible no atarla: nos ahorramos el esfuerzo y el resultado es el mismo.
La manera más común de atar la cadena para que se extraiga con un simple gesto es atarla alrededor de la columna del sillín (basta extraerla por arriba, o bien extraer la columna), o incluso atarla alrededor del manillar, como en este caso:

Cadena simplemente apoyada en el manillar, para extraerla basta un solo gesto.

Cadena simplemente apoyada en el manillar, para extraerla basta un solo gesto.

Sin embargo, la cadena (o el cable) siempre debe pasar por una triangulación cerrada del bastidor, la que sostiene la rueda trasera o la central.

2. Utilizar una cadena o un cable que “se corta como la mantequilla”

En el segundo lugar del hit parade encontramos el uso de cadenas o cables de acero de sección tan reducida que se cortan fácilmente en pocos segundos con una cizalla de bolsillo, fácil de manipular ocultándola en la mano para no levantar sospechas, al menos de los distraídos peatones:

Una cadena con una sección tan reducida se corta con una cizalla pequeña.

Una cadena con una sección tan reducida se corta con una cizalla pequeña.

Esta es solo ligeramente más resistente.

Esta es solo ligeramente más resistente.

Los cables trenzados se cortan más fácilmente que las cadenas, y si además son tan delgados...

Los cables trenzados se cortan más fácilmente que las cadenas, y si además son tan delgados…

Los cables de acero deben tener una sección de por lo menos 8 mm y las cadenas de por lo menos 5 mm (luego depende también de los materiales utilizados y, en el caso de las cadenas, de la forma de la sección de los eslabones) para que solo se puedan cortar con cizallas de tamaño mediano/grande, difíciles de llevar siempre encima y de manipular sin levantar sospechas.

3. No anclar la bicicleta a un punto fijo

Si se utiliza una buena cadena, pero no se ata la bicicleta a ningún punto fijo, como en este caso:

Solo la rueda trasera está atada: la bicicleta se puede coger y llevar sin problemas.

Solo la rueda trasera está atada: la bicicleta se puede coger y llevar sin problemas.

Lo único que necesita un ladrón es un poco de cara dura para cargar con la bicicleta y llevársela como si se hubiera olvidado las llaves en casa… Por esto la bicicleta debe atarse a un punto fijo siempre que sea posible.

4. Atar a un punto fijo solo la rueda, la delantera por ejemplo

En este caso la bicicleta está anclada a un punto fijo y no puede robarse sin un mínimo esfuerzo:

Si solo se ata la rueda, el resto de la bicicleta se puede robar destornillando 2 tornillos.

Si solo se ata la rueda, el resto de la bicicleta se puede robar destornillando 2 tornillos.

Lamentablemente es muy fácil robar la bicicleta: destornillando las 2 tuercas que fijan la rueda, o aún más fácil, desbloqueando el desenganche rápido, se puede robar la bicicleta dejando la rueda donde estaba, como en este caso:

Esto es lo que pasa cuando solo se ata la rueda...

Esto es lo que pasa cuando solo se ata la rueda…

El ladrón se encontrará con una bicicleta sin una rueda, pero podrá obtenerla fácilmente de una bicicleta atada cometiendo el error siguiente.

5. No atar las ruedas

No solo existen los robos de bicicletas enteras, sino también de sus piezas. Si solo se ata el bastidor a un punto fijo, como en este caso:

Solo el bastidor está atado a un punto fijo, las ruedas se pueden retirar destornillando 2 tornillos.

Solo el bastidor está atado a un punto fijo, las ruedas se pueden retirar destornillando 2 tornillos.

Robar el bastidor es difícil, pero robar las ruedas, especialmente la delantera, es un juego de niños y nuestro ladrón ya tiene una bonita rueda para colocar en la bicicleta robada como se ha descrito en el punto anterior. Por esto es conveniente intentar atar el mayor número de componente que sea posible, empezando por las ruedas. Con una sola cadena es fácil unir a la vez la rueda y el bastidor a un punto fijo. Con una segunda cadena también se puede atar la otra rueda, aumentando drásticamente la protección de nuestra bicicleta:

 Un ejemplo de cómo se ata bien una bicicleta: una cadena ata la rueda delantera y el bastidor a un punto fijo, mientras que una segunda cadena ata la rueda trasera al bastidor.


Un ejemplo de cómo se ata bien una bicicleta: una cadena ata la rueda delantera y el bastidor a un punto fijo, mientras que una segunda cadena ata la rueda trasera al bastidor.

 6. Las cadenas, los candados o los cables tocan el suelo

Todo lo que se puede cortar con una cizalla, como las cadenas, los cables y los candados, nunca debería tocar el suelo.

Una cadena o un candado que toca el suelo es mucho más fácil de cortar.

Una cadena o un candado que toca el suelo es mucho más fácil de cortar.

En este caso es mucho más fácil cortarlo con una cizalla apoyando un brazo en el suelo y cargando todo el peso sobre el otro brazo. Si, por el contrario, la pieza está levantada, hay que apretar la cizalla con las dos manos y la fuerza que se ejerce es mucho menor.

Los buenos ejemplos

Para terminar, una serie de ejemplos de bicicletas atadas correctamente. Ningún dispositivo antirrobo es seguro al 100%, pero podemos estar seguros de que entre una bicicleta atada bien y otra atada mal un ladrón siempre elige la última.

Una cadena con un candado ata la rueda delantera y el bastidor a un punto fijo y cierra un gran cable de acero que ata la rueda trasera.

Una cadena con un candado ata la rueda delantera y el bastidor a un punto fijo y cierra un gran cable de acero que ata la rueda trasera.

Aquí la ruedas y el bastidor están atados a un punto fijo con un cable acorazado. Una cadena fija la rueda trasera.

Aquí la ruedas y el bastidor están atados a un punto fijo con un cable acorazado. Una cadena fija la rueda trasera.

El bastidor está anclado a un punto fijo con un candado en U que también cierra un grueso cable que fija las 2 ruedas.

El bastidor está anclado a un punto fijo con un candado en U que también cierra un grueso cable que fija las 2 ruedas.

Esta es una manera muy simple pero eficaz para atar la bicicleta: una cadena con candado de alta calidad ata el bastidor y la rueda delantera (que es la más fácil de retirar) a un punto fijo. Atar una bicicleta de esta manera no requiere más tiempo que atarla mal, pero es mucho más seguro.

Consulta el catálogo de los productos Viro específicos para las 2 ruedas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


uno × = 8